Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Bashar al Assad deja pasar la oportunidad de levantar el estado de excepción

El presidente Al Assad culpó a una "conspiración" extranjera de la desestabilización del país. © AP GraphicsBank

Londres.- El presidente sirio Bashar al Assad ha dejado pasar la oportunidad crucial de levantar el represivo estado de excepción en un discurso clave pronunciado hoy mientras las protestas continúan, ha declarado Amnistía Internacional.   

Al culpar de los disturbios en curso a una ‘conspiración’ extranjera, el presidente al Assad desaira a los numerosos sirios y sirias que reclaman con valentía la reforma”, ha afirmado Philip Luther, director adjunto del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Además, es una manera peligrosa de desviar la atención. El presidente debería abordar el verdadero problema: que las fuerzas de seguridad están usando munición real contra los manifestantes, y han matado a decenas de ellos en el último mes.

Se esperaba que el discurso pronunciado hoy por el presidente sirio incluyera planes para levantar el estado de excepción en vigor en el país desde hace 50 años.   

Por el contrario, el presidente declaró que las leyes relacionadas con el estado de excepción, los partidos políticos y otras cuestiones estaban en espera de un debate público antes de ser remitidas a “las instituciones pertinentes”.

También afirmó que Siria era víctima de una “conspiración” extranjera para desestabilizar el país.

Aunque el presidente al Assad sí reconoció la necesidad de una reforma, el hecho de que no abordara directamente el levantamiento del estado de excepción parece falta de decisión —declaró Philip Luther—. Podría hacerlo mañana mismo si quisiera.”  

El presidente debería haber ordenado inmediatamente a sus fuerzas de seguridad que dejaran de usar la fuerza injustificada y haber anunciado medidas para aplicar reformas clave en materia de derechos humanos.

Nos preocupan los informes según los cuales las fuerzas de seguridad podrían haber disparado ya contra los manifestantes de Latakia que protestaban por el discurso.