Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Ayuda a los damnificados por el ciclón. Los gobiernos asiáticos deben insistir en que se actúe rápidamente

Hong Kong.- Los dirigentes de Amnistía Internacional en la región de Asia y Oceanía, reunidos en Hong Kong, han pedido a sus gobiernos que utilicen todos los medios posibles para presionar a las autoridades de Myanmar a fin de que se centren en la ayuda a los damnificados por la catástrofe y faciliten la ayuda internacional para proteger los derechos a la vida, la alimentación y la salud de sus ciudadanos.

 

“Nuestros gobiernos, de los países de la ASEAN, Japón, India, Corea del Sur y China, están en la mejor posición para influir sobre las autoridades de Myanmar a fin de que levanten los bloqueos y permitan que la ayuda, los especialistas y los materiales lleguen a los millones de personas que ahora lo necesitan. El tiempo es fundamental para salvar vidas”, ha dicho Mika Kamae, presidente del Foro de Directores y Directores de Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

 

Hace más de una semana que el ciclón Nargis devastó el delta del Irrawady, matando a su paso a decenas de miles de personas y dejando a más de un millón sin hogar, alimentos básicos, refugio ni atención sanitaria. Un llamamiento de urgencia de las Naciones Unidas ha recaudado millones en donaciones de gobiernos y muchas agencias de ayuda están reunidas en espera en Tailandia. Sin embargo, el gobierno de Myanmar sigue impidiendo que llegue esta ayuda salvadora de vidas. Aún debe emitir suficientes visados para las tres agencias internacionales a las que se ha acercado en busca de ayuda (World Vision, JICA y UNICEF).   

 

Amnistía Internacional cree que con el bloqueo deliberado de una ayuda que sirve para mantener a los damnificados con vida, el gobierno de Myanmar puede estar violando el derecho de sus ciudadanos a la vida, la alimentación y la salud.

 

“Las autoridades myanmaras deben dar total prioridad a la movilización de sus propios recursos para responder al desastre. Sin embargo, ayer el gobierno tenía asignada una cantidad considerable de recursos a la realización del referéndum constitucional, incluso en zonas próximas a las devastadas. Quienes están en el poder no pueden enviar un mensaje más claro a los desposeídos acerca de cuáles son sus prioridades”, ha dicho Milabel Cristobal, director de AI Hong Kong.

 

Los niños son los más vulnerables a las secuelas de los desastres naturales. Como Estado Parte en la Convención sobre los Derechos del Niño, las autoridades de Myanmar también tienen la obligación legal de respetar y defender sus derechos a la vida, la alimentación y la salud “hasta el máximo de los recursos de que dispongan y, cuando sea necesario, dentro del marco de la cooperación internacional”. Facilitar que llegue con rapidez la ayuda procedente de la región también es necesario para cumplir el Acuerdo sobre Gestión de Desastres y Respuesta de Emergencia (2005) de la ASEAN, ratificado por Myanmar.