Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Aumentan los homicidios policiales y se estanca la reforma

Más de 700 personas fueron asesinadas por la policía entre 2011 y 2013, según las cifras recopiladas por la Oficina del Fiscal General. © Amnistía Internacional

El número de homicidios perpetrados por la policía va de nuevo en aumento en la República Dominica, mientras la legislación elaborada para intentar solucionar el problema continúa atascada y paralizada en el Congreso, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

En los últimos seis meses, el número de personas muertas a manos de la policía ha aumentado un 13 por ciento con respecto al año anterior: 87 personas han muerto entre enero y junio de este año, según cifras del Observatorio de Seguridad Ciudadana.

“En la República Dominicana mueren 14 personas al mes a manos de la policía –ha señalado Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para América–. Muchos de estos homicidios parecen ser ilegítimos. Es evidente que el gobierno tiene que intensificar sus esfuerzos y tomar medidas concretas para poner fin a estos abusos de una vez por todas.”

“Resulta trágico que sea la policía, las mismas personas encargadas de proteger los derechos humanos de la ciudadanía, la que comete tan terribles delitos, agravando aún más la situación del país en materia de seguridad pública.”

La delincuencia es un fenómeno generalizado en la República Dominicana y la seguridad pública constituye un importante motivo de preocupación para la población. Sin embargo, los datos disponibles indican que, en vez de contribuir a solucionar el problema, los métodos policiales de mano dura están intensificando la violencia y la comisión de delitos.

La noticia del aumento del número de homicidios policiales se conoce en un momento en que el presidente Danilo Medina celebra el cumplimiento de la mitad de su mandato. La reforma de la policía era un elemento clave de su programa electoral, pero tras los dos años que lleva en la presidencia, no se ha llevado aún a cabo, y mientras continúan proliferando las denuncias de homicidio ilegítimo y tortura a manos de la policía.

Entre las personas a quienes han matado este año figura Walder Sánchez. Según la versión policial, murió en un tiroteo el 30 de mayo, pero hay testimonios de testigos que indican que dispararon deliberadamente contra él varias veces a pesar de que estaba desarmado. Al parecer, se encontraba en su dormitorio con su novia, que estaba embarazada, y rogó a la policía que no disparara. De acuerdo con la información disponible, durante la operación la policía golpeó, además, a su casera y a su novia. El fiscal de la provincia de Santo Domingo ha abierto ahora una investigación sobre lo sucedido.

Amnistía Internacional ha recibido numerosas denuncias no sólo de homicidio ilegítimo, sino también de tortura y malos tratos policiales.

En abril, la policía detuvo a Luis Manuel Lember Martínez y Eduardo Luis Cruz tras haber intentado extorsionarlos. Luis Manuel recibió un tiro en la pierna antes que llevaran a ambos a la comisaría, donde los golpearon brutalmente. Afirma que a él le aplicaron descargas eléctricas en las piernas. Los dejaron en libertad al cabo de dos días. Los agentes de policía implicados están siendo objeto de investigación.

Aunque algunos de los casos documentados por Amnistía Internacional están siendo investigados, otros se encubren sin más. Hay numerosos casos de impunidad policial sobre los que la organización lleva años haciendo campaña. Sin embargo, la Procuraduría General guarda sistemáticamente silencio frente a las solicitudes de información sobre ellos.

La legislación de reforma de la policía está a la espera de su aprobación en el Congreso desde mayo de 2013. El hecho de que no se dé prioridad al proyecto de ley, sumado a los intereses contrarios a la reforma, impide que siga adelante.

Si no se aprueba una legislación acorde con los principios de derechos humanos es muy poco probable que lleguemos a ver alguna vez a la policía nacional trabajando de manera efectiva para que se respeten los derechos humanos”, ha añadido Erika Guevara.

“Hace dos años teníamos grandes esperanzas depositadas en el presidente Medina y sus promesas de reforma policial, pero, lamentablemente, la policía continúa perpetrando homicidios ilegítimos y tortura con impunidad mientras el tan loado proyecto de ley del presidente continúa estancado en el Parlamento.”

“No hay tiempo que perder. El presidente Medina tiene todavía la oportunidad de cumplir su promesa electoral y “hacer lo que no se ha hecho nunca”, a saber, dar al país la policía que se merece.”

Amnistía Internacional pide a la República Dominicana que impulse estas reformas a fin de mejorar la Policía Nacional e investigar y enjuiciar a todos los responsables de homicidios ilegítimos, tortura y otras violaciones de derechos humanos.

 

Información complementaria

Los datos del Observatorio de Seguridad Ciudadana muestran que el número de homicidios a manos de la policía se redujo en 2013, pero ha aumentado de nuevo en los primeros seis meses de 2014.

La policía mató a más de 700 personas entre 2011 y 2013, según cifras de la Procuraduría General de la República.

Aquí puedes ver la carta abierta al presidente Danilo Medina.