Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Aumentan de forma drástica las ejecuciones públicas

Irán ha ejecutado a menores de edad en el momento de cometerse el delito, como Delara Darabi, ejecutada en 2009. © www.myspace.com/helpdelara

Londres.- Amnistía Internacional ha condenado el gran aumento de las ejecuciones públicas en Irán, que han incluido las primeras ejecuciones realizadas este año en el mundo por delitos cometidos por menores de edad.  

Desde que comenzó 2011, hasta 13 hombres han sido ahorcados en público, frente a los 14 ahorcamientos de los que tuvo constancia Amnistía Internacional de fuentes oficiales iraníes en todo 2010. Ocho de las ejecuciones se realizaron a partir del 16 de abril de 2011.

El 20 de abril de 2011, fueron ahorcados en público tres hombres en Bandar Abbas, en el sur de Irán, dos de los cuales —identificados sólo con las iniciales A.N y H.B—  habían sido declarados culpables de una violación y un asesinato cometidos cuando tenían 17 años. Un cuarto hombre fue ahorcado al mismo tiempo por violación.

Una vez más, Irán se ha distinguido por ser el único país que ha ejecutado este año a personas por delitos cometidos cuando eran menores de edad. No deben morir más condenados menores de edad a manos del Estado”, ha declarado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Estos jóvenes no sólo fueron ejecutados por delitos cometidos cuando eran menores de 18 años, sino que sus ejecuciones se llevaron a cabo en público. Las ejecuciones públicas no son solamente una violación del derecho a la vida, sino también una burda afrenta a la dignidad humana que no se puede tolerar.

El 16 de abril de 2011 fueron ahorcados también en público tres hombres en Shiraz por asesinato, robo a mano armada y secuestro. Un cuarto hombre fue ahorcado el mismo día cerca de Kazeroun, en la provincia de Fars, tras ser declarado culpable de cuatro asesinatos.

En Irán, las ejecuciones públicas, se anuncian con antelación, suelen realizarse con grúas que izan a la persona condenada de una soga colocada alrededor del cuello.

Irán es uno de los escasos países que siguen imponiendo la pena de muerte por delitos cometidos por personas menores de 18 años y fue el único país que según informes ejecutó a una de estas personas en 2010. Las ejecuciones por delitos cometidos por menores de edad están estrictamente prohibidas por el derecho internacional.

Varios expertos en derechos humanos de la ONU han dejado claro que las ejecuciones públicas no sirven a ningún interés legítimo y sólo aumentan el carácter cruel, inhumano y degradante de esta pena.

Es profundamente inquietante que pese a la moratoria de las ejecuciones públicas decretada en 2008, las autoridades iraníes intenten, una vez más, intimidar a las personas con este tipo de espectáculos que no sólo deshumanizan a la víctima, sino que embrutecen a quienes los presencian”, afirmó Hassiba Hadj Sahraoui.

En diciembre de 2010 y enero de 2011 se produjo un gran aumento de las ejecuciones en Irán, pues solamente en enero fueron ejecutadas al menos 86 personas.

La cifra disminuyó de forma significativa en febrero de 2011, tras la condena internacional del incremento, pero aumentó de nuevo desde que finalizaron las festividades del año nuevo iraní, a principios de abril.  

Según fuentes oficiales, en lo que va de año han sido ejecutadas al menos 135 personas, diez de ellas en público. Fuentes dignas de crédito indican que se han producido al menos otras 40 —tres de las cuales se realizaron, al parecer, en público en Salmas, en el noroeste de Irán, en febrero—  que no han reconocido las autoridades.

Los órganos de derechos humanos de la ONU han subrayado asimismo la necesidad de que los Estados que llevan a cabo ejecuciones sean transparentes en el uso de la pena de muerte. La Asamblea General de la ONU ha aprobado tres resoluciones en las que pide una moratoria mundial de las ejecuciones.