Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Arabia Saudí: La censura de Netflix es la última demostración de la represión de la libertad de expresión

En respuesta a la noticia de que Netflix ha eliminado un episodio de un programa cómico en Arabia Saudí después de que las autoridades del reino denunciaran que violaba las leyes de delitos informáticos, Samah Hadid, director de campañas de Amnistía Internacional sobre Oriente Medio, ha declarado:

La censura de Netflix en Arabia Saudí sobre la base de una ley de delitos informáticos no constituye ninguna sorpresa, y es una prueba más de la implacable represión a la que se somete la libertad de expresión en el reino”.

“Desde que el príncipe heredero Mohammed bin Salman llegó al poder en junio de 2017, muchas personas destacadas por su defensa de los derechos humanos han sido detenidas arbitrariamente o condenadas injustamente a largas penas de prisión simplemente por ejercer su derecho a la libertad de expresión.”

“Las autoridades ya han utilizado anteriormente las leyes de delitos informáticos para silenciar a disidentes y crear un ambiente de temor entre quienes se atreven a alzar la voz en Arabia Saudí.”

“Al ceder a las demandas de las autoridades saudíes, Netflix se arriesga a facilitar la política de tolerancia cero aplicada por el reino a la libertad de expresión, y a ayudar a las autoridades a negar el derecho de la población a acceder libremente a la información.”

Información complementaria

En Arabia Saudí, Netflix eliminó un episodio del programa satírico “Patriot Act” que criticaba a las autoridades del país. El episodio se eliminó ante las quejas de las autoridades saudíes.

El cómico estadounidense Hasan Minhaj criticaba al príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, en un monólogo en que hablaba del asesinato del periodista Jamal Khashoggi y de la versión de Arabia Saudí sobre lo que había sucedido en el interior del consulado del país en Estambul en octubre de 2018, cuando el periodista fue sometido a desaparición forzada y asesinado.

El regulador saudí de telecomunicaciones había citado una ley de delitos informáticos según la cual la “producción, preparación, transmisión o almacenamiento de material que afecte al orden público, los valores religiosos, la moral pública y la intimidad, mediante la red de información o equipos informáticos” es un delito punible con hasta cinco años de prisión y una multa.

En una declaración, Netflix ha manifestado: “Apoyamos firmemente la libertad artística en todo el mundo, y únicamente eliminamos este episodio en Arabia Saudí tras haber recibido una petición judicial válida, y para cumplir con la ley local”.