Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Arabia Saudí: Activistas, perseguidas por cargos falsos

Loujain al-Hathloul © Particular

Hablar con Amnistía no es delito

El procesamiento de 11 activistas ante el Tribunal Penal de Riad por su trabajo de derechos humanos y sus contactos con organizaciones internacionales constituye una terrible intensificación de la represión del activismo pacífico por parte de las autoridades, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Algunas de las mujeres han sido acusadas de promover los derechos de las mujeres y pedir el fin del sistema de tutela masculina. También se las acusa de ponerse en contacto con organizaciones internacionales (incluida Amnistía Internacional), medios de comunicación extranjeros y otras personas también activistas.

 

“Los cargos contra las activistas son el último ejemplo del uso indebido que hacen las autoridades saudíes de la legislación y el sistema de justicia para silenciar el activismo pacífico y disuadir de hablar de la situación de los derechos humanos en el país. Este juicio es una mancha más en el terrible historial de las autoridades saudíes en materia de derechos humanos y muestra que, en realidad, las reformas de que habla el gobierno no son ciertas”, ha manifestado Samah Hadid, directora de Campañas para Oriente Medio de Amnistía Internacional.

"Las activistas sometidas hoy a juicio figuran entre las defensoras de los derechos humanos más valientes de Arabia Saudí. No sólo han sido difamadas en los medios de comunicación afines al Estado por su trabajo pacífico de derechos humanos, sino que también han soportado un horrible sufrimiento físico y psicológico durante su detención. Instamos a las autoridades a que retiren estos indignantes cargos y pongan a las activistas en libertad de inmediato y sin condiciones.”

Información complementaria

Las activistas que comparecieron ayer ante el Tribunal Penal de Riad son: Loujain al-Hathloul, Iman al-Nafjan, Aziza al-Yousef, Amal al-Harbi, Ruqayyah al-Mharib, Nouf Abdulziaz, Maya’a al-Zahrani, Shadan al-Anezi, Abir Namankni, Hatoon al-Fassi y otra mujer. La próxima sesión del juicio se celebrará el 27 de marzo.

Amnistía Internacional pide a las autoridades saudíes que dejen a todas estas activistas en libertad de inmediato y sin condiciones. Mientras tanto, deben permitir que las acusadas tengan acceso a abogados de su selecciones y que puedan asistir diplomáticos a su juicio en calidad de observadores. La organización reitera su llamamiento a las autoridades para que permitan la presencia de observadores independientes en las prisiones para investigar las denuncias de tortura y otros malos tratos, incluidos abusos sexuales.