Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Stop tortura en Uzbekistán

Amnistía Internacional sale a la calle en 11 países para pedir liberación de presa de conciencia torturada bajo custodia

Activistas de Amnistía Internacional en Madrid pidiendo la liberación de Dilorom Abdukadirova. ©Amnistía Internacional

Activistas de Amnistía Internacional en diferentes partes del mundo se dirigen hoy, 21 de octubre, a las embajadas de Uzbequistán para entregar casi 200.000 firmas en las que piden la liberación de Dilorom Abdukadirova. Dilorom fue detenida en 2010 por haber participado en una protesta sobre la situación económica de su país.

 

En un acto simbólico, Amnistía Internacional sale a la calle en 11 países con el lema Stop tortura en Uzbequistán. Los países en los que se realizan este tipo de actos son: Alemania, Austria, Bégica, España, Francia, Irlanda, Italia, Letonia, Polonia, Reino Unido y Suiza.

 

Dilorom Adbukadirova, a quien Amnistía Internacional considera presa de conciencia, está condenada por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de reunión y expresión pacífica. Dilorom estuvo cinco años en el exilio tras huir de una manifestación en la que participaba en 2005. En ese acto las fuerzas de seguridad abrieron fuego y mataron e hirieron a cientos de manifestantes. A su regreso a Uzbekistán fue detenida, privada de cualquier tipo contacto con su familia, y acusada de intentar derrocar al gobierno.

 

El 30 de abril de 2012, tras un juicio injusto, fue condenada a cumplir 10 años y 2 meses de cárcel. El Tribunal Penal Regional de Andiyán declaró a Dilorom culpable de intento de derrocar el orden constitucional, y de salir y entrar ilegalmente del país. Durante su juicio, Dilorom tenía aspecto demacrado y contusiones en el rostro. En 2012 le aumentaron la pena otros ocho años por "infringir deliberadamente las normas de la prisión". Pese a haber denuncias verosímiles de que ha sufrido tortura y otros malos tratos, hasta la fecha no se ha llevado a cabo ninguna investigación.

 

Con estas firmas Amnistía Internacional pide al presidente de Uzbequistán que tome las medidas necesarias para que se retiren los cargos contra Dilorom Abdukadirova, que sea liberada de forma inmediata y sin condiciones. Además se reclama que se investiguen sin dilaciones y de forma imparcial las denuncias sobre el hecho de haber sido torturada bajo custodia.


La tortura se ha convertido en una práctica rutinaria en el país. Amnistía Internacional lleva años denunciando y continúa recibiendo informes de personas que han sufrido tortura o malos tratos por parte de las fuerzas de seguridad uzbecas mientras estaban detenidas o encarceladas. La organización también pide también la investigación de denuncias de torturas de otros cinco prisioneros: Azam Farmonov, Erkin Musaev, Murad Dzhuraev, Muhammad Bezkzhanov y Muhammad Bekzhanov.