Saltar al contenido

Una camiseta, un fular o un pantalón que pueden llevarte a la cárcel

Amnistía Internacional presenta su colección de Ropa Comprometida 2013

Modelos que han participado en el desfile de Ropa Comprometida de Amnistía Internacional.

Lucir un fular con los colores de la bandera gay es peligroso en Uganda, ser mujer y vestir pantalones pueden suponer un castigo de 40 latigazos en Sudán, una cartera para ir a la escuela puede costar la vida si eres niña en Pakistán. Estas son algunas de las piezas de esta colección.

Amnistía Internacional ha presentado esta mañana el desfile de su primera colección de ropa comprometida. Una propuesta de moda formada por 10 prendas inspiradas en historias reales de violaciones de derechos humanos en diferentes partes del mundo.

La tortura, el maltrato, la falta de libertad de expresión, la represión a la orientación sexual, la pena de muerte o la negación del derecho a la educación o de reunión, protagonizan la primera colección de ropa que Amnistía Internacional España pone a la venta en su tienda on line.

Una cartera escolar que denuncia el riesgo que corren algunas niñas al ir a la escuela en Pakistán; camisetas con mensajes de disidentes detenidos por expresar pacíficamente sus opiniones en China, Rusia o Irán; o un bañador con la bandera de Cuba invertida, son algunas de las propuestas de esta colección de ropa comprometida que denuncia desde la pasarela algunas de las violaciones de derechos humanos del mundo actual.

Se trata de una colección de ropa doblemente comprometida. Primero, porque en ciertos países el uso de estas prendas compromete a quienes las llevan, ya que corren el riesgo de ir a la cárcel, sufrir hostigamiento, maltrato, castigo, denuncias o sufrir otro tipo de violaciones de derechos humanos. Segundo, porque muestra el compromiso de quienes las compran con el trabajo de Amnistía Internacional por la defensa de los derechos humanos.

Las prendas han sido confeccionadas y diseñadas por Carlos Gala para la ocasión. A través del diseño más actual, la colección pretende trasladar el mensaje de denuncia de Amnistía Internacional de la pasarela a las calles de una forma creativa.

El desfile ha sido sobrio y dominado por la expectación que cada prenda ha causado en el público. Además, los encargados de llenar de vida la pasarela con estas propuestas de ropa han sido bailarines y bailarinas de danza contemporánea del Real Conservatorio Profesional de Danza Mariemma, con Pedro J. Berdäyes, Premio Nacional de Danza, a la cabeza. Algunas de las prendas que forman esta colección*, se pueden comprar desde el 18 de abril en www.amnistiainternacional.es/ropacomprometida  y a través de www.actuaconamnistia.org/tienda

 

* Con estas compras se apoya el trabajo que Amnistía Internacional realiza por la defensa de los derechos humanos en todo el mundo.

Cómo puedo ayudar