Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional pide que se ponga fin a la represión de las protestas

Momento en el que el líder libio Muammar Gadafi pronuncia un discurso detrás de un vidrio a prueba de balas, en la ciudad de Bengasi, Libia, 25 de febrero 2010. © Foto AP / Abdel Magid Al Fergany

Londres.- Amnistía Internacional ha pedido al gobierno de Libia que ponga fin a la represión de los activistas políticos pacíficos tras el estallido de violencia producido en las manifestaciones celebradas en la ciudad de Bengasi al conocerse la detención de varios activistas antes de una protesta convocada para el jueves.
 
Cientos de personas se manifestaron el miércoles, tras la detención de Fathi Terbel y Fraj Esharani, miembros del Comité Organizador de Familias de Víctimas de Abu Salim creado por familiares de víctimas de una matanza ocurrida en dicha prisión en 1966, y de otros tres activistas.
 
Los detenidos encabezaban la convocatoria de una importante manifestación el 17 de febrero en apoyo de los llamamientos a favor de reformas políticas de gran alcance, inspirada en protestas similares celebradas en Túnez y Egipto.


Las autoridades libias deben permitir las protestas pacíficas, no intentar sofocarlas con una torpe represión”, ha declarado Malcolm Smart, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

 

La población libia tiene el mismo derecho que la población egipcia y la tunecina a expresar su descontento y pedir reformas en su propio país, y ya es hora de que el gobierno libio lo reconozca y lo respete.

 

No se debe encerrar a las personas simplemente porque convocan protestas pacíficas. Los libios tienen derecho a esperar reformas en lugar de arrestos, detenciones y más represión del Estado”, añadió Malcolm Smart.

Fathi Terbel y Fraj Esharani fueron puestos en libertad tras permanecer detenidos varias horas. No está claro si ya han salido en libertad Boubaker Mohamed al-Alouani y Salem Mohamed al-Alouani, miembros del Comité Organizador de Familias de Víctimas de Abu Salim.
 
Las detenciones desencadenaron una respuesta popular inmediata. Un gran número de personas se congregaron frente al edificio de las fuerzas de seguridad de Bengasi reclamando la libertad de Fathi Terbel y Fraj Esharani.
 
Según informes, más de una docena de personas resultaron heridas en los enfrentamientos posteriores entre manifestantes y partidarios del líder libio Muammar Gadafi, en el poder desde 1969, en la plaza Shajara y la calle Jamal Abdennacer de Bengasi.
 
Las fuerzas de seguridad emplearon gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersar a los manifestantes.

 

Las autoridades libias tienen la responsabilidad de mantener el orden público, pero también tienen la responsabilidad de respetar y proteger los derechos humanos, incluidos los derechos a la libertad de expresión y de reunión pacífica”, afirmó Malcolm Smart.  

 

El gobierno debe también frenar a las fuerzas de seguridad y dejarles claro que, si golpean o infligen otro tipo de maltrato a los manifestantes o hacen un uso excesivo de la fuerza, tendrán que responder de sus actos.

 

La población libia debe poder expresarse libremente y celebrar protestas pacíficas en su país.

 

Fathi Terbel, miembro del comité organizador de la protesta, declaró a Amnistía Internacional que las detenciones estaban relacionadas con sus llamamientos para que se rindan cuentas por la muerte de más de 1.000 reclusos en la prisión de Abu Salim en 1996 y su petición de más libertades políticas y derechos humanos en Libia.