Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional pide la libertad inmediata del bloguero en huelga de hambre

Maikel Nabil Sanad asegura que fue torturado por los militares egipcios en febrero pasado.

Londres.- Las autoridades egipcias deben dejar en libertad de inmediato y sin condiciones a un bloguero detenido que lleva más de un mes en huelga de hambre, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

 

La salud de Maikel Nabil Sanad, joven de 25 años que lleva en huelga de hambre desde el 23 de agosto, se ha deteriorado considerablemente desde que las autoridades de la prisión le retiraron una medicación para el corazón que es vital para él, ha afirmado su familia.

 

Resulta muy preocupante que el trato que reciben los disidentes en Egipto no parezca haber cambiado apenas desde que el presidente Mubarak dejó su cargo”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

 

Maikel Nabil Sanad debe ser puesto en libertad de inmediato y sin condiciones. Mientras tanto, debe recibir la atención médica que necesite”, ha añadido.

 

El bloguero fue detenido el 28 de marzo en su casa, en El Cairo, juzgado ante un tribunal militar el 10 de abril y condenado a tres años de prisión por unos comentarios que había hecho en Facebook y por propagar presuntamente mentiras y rumores sobre las fuerzas armadas en su blog.

 

En el blog criticaba que el ejército hubiera hecho uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos en la plaza de Tahrir y describía cómo había sido detenido y torturado por los militares egipcios en febrero.  

 

Su recurso de apelación contra la sentencia judicial se verá el 4 de octubre.

 

Cuando su familia fue a verlo al hospital penitenciario el 19 de septiembre, les dijo que las autoridades de la prisión le habían retirado una medicación vital que necesita para su dolencia de corazón por considerar que, puesto que estaba en huelga de hambre, no podía tomarla sin la supervisión de un médico. Sin embargo, no lo ha visto ningún especialista de corazón.

 

Desde que se declaró en huelga de hambre ha sufrido una brusca pérdida de peso, de 60 a 48 kilos.

 

Los médicos nos dicen que las personas en huelga de hambre no sobreviven más de 40 días. Hoy Maikel lleva ya 34. Ahora mismo, lo más importante para nosotros es que reciba la atención médica adecuada en un hospital privado, al menos hasta que se celebre la próxima sesión judicial el 4 de octubre”, ha explicado el hermano de Maikel, Mark Nabil Sanad, a Amnistía Internacional.

 

"Maikel ha jurado no poner fin a la huelga de hambre hasta que lo dejen en libertad. Hemos hecho varias peticiones a la autoridades egipcias, y las consideramos responsables de lo que pueda ocurrirle a Maikel, ha añadido.

 

El hermano de Maikel ha dicho a Amnistía Internacional que éste afirma que las autoridades de la prisión le pusieron drogas en su bolsa con el fin sin duda de amedrentarlo para que pusiera fin a su huelga de hambre.  

 

Según ha contado su hermano, él entregó las drogas a un funcionario de la fiscalía que había ido a verlo a la prisión y le explicó que habían intentado tenderle una trampa con ellas. Amnistía Internacional considera a Maikel Nabil Sanad preso de conciencia, detenido únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión.

 

“Desde que comenzaron las manifestaciones en Egipto a comienzos de año se han abierto juicios militares contra al menos 12.000 personas”, ha señalado Mark Nabil Sanad.

 

No ha cambiado nada desde la ‘revolución’.” “De hecho, la situación va a peor”, ha añadido.

 

Las autoridades han amenazado hace poco a Mark Nabil Sanad con encarcelarlo por su apoyo público a su hermano Maikel.

 

Mark Nabil Sanad está siendo objeto de hostigamiento simplemente por defender a su hermano de la injusticia”, ha afirmado Hassiba Hadj Sahraoui.

 

Las autoridades egipcias deben dejar de inmediato de intimidarlo. Debe investigarse toda amenaza o abuso de agentes de las fuerzas de seguridad contra él y hacer rendir cuentas a los responsables”.

 

Amnistía Internacional se opone a los juicios de civiles ante tribunales militares, pues considera que son básicamente injustos, ya que privan a los acusados de algunas de las garantías fundamentales de juicio justo, como el derecho de apelación.En el sistema judicial militar egipcio, los recursos de apelación se limitan a los aspectos jurídicos; no incluyen una revisión de los hechos ni de las pruebas.