Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Ante la visita a Egipto del ministro de Asuntos Exteriores

Amnistía Internacional le pide a García-Margallo que no se olvide de los derechos humanos en su primer viaje a Egipto

Amnistía Internacional pide que se investiguen las violaciones de los derechos humanos cometidas en el pasado, incluidos los actos de represión de los manifestantes en la plaza Tahrir. © Goran Tomasevic (Reuters)

La organización reclama el fin de prácticas heredadas del régimen de Mubarak que violan los derechos humanos

Mañana sábado el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, visita Egipto. Con tal motivo, la sección española de Amnistía Internacional le ha dirigido una carta en la que le pide que no se olvide de los derechos humanos en los contactos que mantenga con los nuevos representantes del poder en el país árabe.

La organización asegura que, “desde el levantamiento de enero del año pasado, los egipcios han oído prometer muchas veces que se van a atender sus demandas y que van a cambiar las cosas, pero hasta ahora sus esperanzas se ha visto en gran medida frustradas”.

Para solucionar esta situación, los nuevos líderes egipcios deben “hacer frente a los abusos del pasado, restablecer el Estado de Derecho en el presente y abrir una perspectiva de derechos humanos para todos y todas en el futuro”.

Amnistía Internacional le pide al ministro que abogue por varias cuestiones concretas:

  • Poner fin a las atribuciones de los militares para detener a civiles y puesta en libertad de los millares de civiles encarcelados por tribunales militares si no están acusados de delitos comunes reconocibles ni van a ser juzgados con garantías.
  • Reformar las fuerzas de seguridad: El presidente Morsi debe dar los pasos necesarios para crear un órgano independiente que investigue las denuncias de abusos cometidos por las fuerzas de seguridad. Además se debe hacer pública la estructura de las fuerzas de seguridad, así como las órdenes que regulan en ellas el uso de la fuerza.
  • Abrir investigaciones independientes sobre las violaciones de derechos humanos que se han cometido, tanto bajo el régimen de Mubarak como bajo  el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.
  • Adoptar medidas para acabar con la discriminación de las mujeres y las minorías religiosas: La legislación egipcia continúa discriminando a las mujeres en lo que respecta a la condición jurídica de las personas y no sanciona delitos como la violación marital. De la misma manera, es necesario que el presidente Morsi ponga fin a la discriminación de las minorías, en especial la de los cristianos coptos egipcios, que siguen estando escasamente representados entre los altos cargos públicos.
  • Hacer valer la libertad de expresión, asociación y reunión: En el último año, periodistas, blogueros y otras personas que han denunciado la represión se han enfrentado a detención arbitraria y encarcelamiento. Las organizaciones egipcias de derechos humanos también han sufrido represalias. Son necesarias medidas urgentes para poner fin a las restricciones sistemáticas del derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión impuestas durante el periodo de la represión ejercida tanto por Hosni Mubarak como por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y que siguen vigentes.


Amnistía Internacional asegura que aunque “es consciente de los muchos retos a los que se enfrenta la nueva administración egipcia, tan sólo desmantelar la maquinaria de la represión en la legislación y en la práctica dará respuesta a la demandas de libertad, dignidad y justicia de la población egipcia y debería formar parte de las primeras y máximas prioridades de las nuevas autoridades”.

Cómo puedes ayudar