Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional deplora la ejecución de Reza Hejazi, condenado a muerte cuando era menor de edad

La organización sigue recogiendo firmas en www.actuaconamnistia.org para evitar la posible ejecución inminente de otros dos menores

 

Londres / Madrid.- Amnistía Internacional (AI) condena sin reservas la ejecución de Reza Hejazi llevada a cabo ayer, 19 de agosto de 2008, a las once de la mañana, por un delito que cometió cuando era menor de 18 años.

Reza Hejazi fue ahorcado en la prisión central de Isfahán tras haber sido condenado por un asesinato que se cometió cuando él tenía unos 15 años. A su abogado no se le informó de que la ejecución iba a llevarse a cabo, pese a que la ley iraní establece que debe notificarse con un plazo previo de 48 horas. Amnistía Internacional pide al poder judicial iraní que detenga todas las ejecuciones de personas que fueran menores en el momento de cometerse el delito, y pide al gobierno de Irán que prohíba esas ejecuciones, conforme establece el derecho internacional.

A la familia de Reza Hejazi se le notificó que éste había sido trasladado a una celda en la que se recluye a quienes van a ser ejecutados en un plazo de 24 horas. La familia se lo comunicó a su abogado, Mohammad Mostafaei. Éste llegó a la prisión de Isfahán a las cuatro y media de la madrugada, y trató de averiguar cuándo iba a llevarse a cabo la ejecución. Los guardias de la prisión le informaron de que, normalmente, las ejecuciones tenían lugar entre las siete y las ocho de la mañana. Tras intentar, durante varias horas, conseguir una suspensión de la ejecución, a las diez de la mañana Mohammad Mostafaei recibió del funcionario que supervisa las ejecuciones la información de que la ejecución de Reza Hejazi se había detenido. El abogado se dirigió de vuelta a su despacho en la capital, Teherán, a cinco horas de viaje. Mientras iba de camino, le informaron de que Reza Hejazi había sido ahorcado a las once de la mañana.

Reza Hejazi, que en aquel momento tenía 15 años, formaba parte de un pequeño grupo de personas que, el 18 de septiembre de 2004, se enzarzó con un hombre en una disputa que terminó con la muerte de éste por herida de arma blanca. Reza Hejazi fue detenido y juzgado por asesinato, y el 14 de noviembre de 2005 fue condenado a la pena de qisas (represalia) por la Sección 106 del Tribunal General de Isfahán. La sentencia fue aprobada por la Sección 28 del Tribunal Supremo de Meshed el 6 de junio de 2006, pese a que, en virtud de la ley iraní, Reza Hejazi debería haber sido juzgado por un tribunal de menores.


AI sigue recogiendo firmas para evitar otras dos ejecuciones
En estos momentos, otros dos muchachos condenados por crímenes cometidos cuando eran menores de edad corren grave peligro de ser ejecutados de forma inminente en Irán, al igual que Reza Hejazi.

Behnoud Shojaee, de 20 años, y Mohammad Feda’i, de 21 años, fueron condenados a muerte después de juicios sin las debidas garantías procesales y por delitos que cometieron cuando tenían menos de 18 años.

Por ello, Amnistía Internacional tiene activa una ciberacción desde el 5 de agosto para instar a las autoridades iraníes a que anulen las ejecuciones de Behnoud y Mohammad, abolan la pena de muerte aplicable a todos los delitos cometidos por menores y conmuten las condenas de los que se encuentran en espera de ejecución.

Hasta el momento se han recogido más de 133.000 firmas de apoyo, que han servido para que tanto a Behnoud como a Mohammad les hayan concedido un aplazamiento de dos y cuatro semanas respectivamente, para negociar con las familias de las víctimas el pago de la diyat (indemnización).

Sin embargo ambos siguen corriendo grave peligro de ejecución inminente y ahora la presión internacional puede ser determinante a la hora de frenar la ejecución de Behnoud y Mohammad y el resto de menores que se encuentran condenados a muerte en Irán. Todos aquellos que quieran unirse a la acción de Amnistía Internacional pueden firmar a través de la web www.actuaconamnistia.org.

Información Complementaria
Desde 1990 Irán ha ejecutado al menos a 36 de estos menores, ocho de ellos en 2007. Con la muerte de Reza Hejazi, el número de personas ejecutadas en Irán en lo que va de año por delitos que se cometieron cuando eran menores asciende ya a cinco. No se ha tenido noticia de ningún otro país que haya ejecutado a este tipo de presos en 2008.

La situación de los presos que cometieron delitos siendo menores y que se enfrentan a la ejecución en Irán ha alcanzado proporciones de crisis: se sabe que en los pabellones de condenados a muerte de Irán hay al menos 132, pero la cifra real puede ser mucho mayor.

La ejecución de menores (personas que fueran menores en el momento de cometerse el delito) está prohibida por disposiciones del derecho internacional, como por ejemplo el artículo 6.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos o la Convención sobre los Derechos del Niño, en los que Irán es Estado Parte y por los cuales se ha comprometido a no llevar a cabo este tipo de ejecuciones.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos por ser la forma más extrema de pena cruel, inhuma y degradante, tanto más cuando se trata de personas condenadas por delitos cometidos antes de los 18 años.