Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional condena la “confesión” televisada de una mujer en espera de lapidación

Sakineh Mohammadi Ashtiani © Iran Human Rights www.iranhr.net

Londres.- Amnistía Internacional ha condenado la “confesión” de Sakineh Mohammadi Ashtiani emitida anoche por televisión, el la que la mujer, en espera de su lapidación por adulterio, parece implicarse en el asesinato de su esposo.

La entrevista fue emitida por Seda va Sima, Radiotelevisión de la República Islámica de Irán, el miércoles 11 de agosto en el programa “20:30”.

Las autoridades han utilizado reiteradamente “confesiones” televisadas para inculpar a personas bajo custodia. Muchas de éstas se han retractado después de ellas, afirmando que las hicieron bajo coacción y, a veces, bajo tortura u otros malos tratos.

“Esta supuesta confesión forma parte de una creciente lista deconfesiones forzadas y declaraciones autoinculpatorias hechas el año pasado por gran número de personas detenidas", ha explicado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“El sistema judicial iraní no debe tener en absoluto en cuenta las declaraciones hechas en este tipo de entrevistas televisadas, que no tienen que afectar para nada las peticiones de revisión de las causas –ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui­­–. Este último vídeo no muestra más que la falta de pruebas contra Sakineh Mohammadi Ashtiani.”

Amnistía Internacional tiene entendido que, la semana pasada, el abogado de Sakineh Mohammadi Ashtiani, Javid Houtan Kiyan, presentó un documento de 35 paginas en el que solicitaba la revisión judicial de la causa, a lo que se espera que se dé respuesta en torno al 15 de agosto.

“Parece que las autoridades iraníes han orquestado esta ‘confesión’ a raíz de la solicitud de una revisión judicial y que ahora están inventando nuevos cargos contra la mujer por el asesinato de su esposo", ha afirmado Hassiba Hadj Sahraoui.

Los temores de Amnistía Internacional se ven agravados por informes no confirmados, según los cuales Sakineh Mohammadi Ashtiani ha sido sometida recientemente a tortura u otros malos tratos en la Prisión Central de Tabriz.

“Esta aparición de Sakineh Mohammadi Ashtiani por televisión pone en cuestión la independencia del poder judicial, al menos con respecto a la radiotelevisión pública, y su capacidad para aplicar la legislación de Irán. Si el poder judicial iraní no quiere quedar desacreditado, es preciso desestimar esta “confesión” y ofrecer garantías de que no afectará a la revisión de la causa”, ha señalado Hassiba Hadj Sahraoui.

Para más información, véase: