Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional condena el homicidio ilegítimo de un joven de 15 años a manos de los talibanes

Londres.- Amnistía Internacional condena el ahorcamiento de un muchacho de 15 años, cometido por los talibanes el 30 de septiembre de 2007.

Un grupo de combatientes talibanes se llevaron a Zainullah del bazar del distrito de Sangin, en la provincia meridional afgana de Helmand, donde trabajaba como fabricante de llaves, acusándolo de ser un espía y lo ahorcaron de un poste eléctrico con una nota en la que advertían de que cualquier otra persona a la que sorprendieran espiando correría la misma suerte.

Amnistía Internacional condena todos los homicidios ilegítimos, sobre todo los de menores, y pide que todos estos ataques se investiguen de forma inmediata, independiente y exhaustiva y que los responsables comparezcan ante la justicia con arreglo a las normas internacionales sobre imparcialidad.

El artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra, que es vinculante para todas las partes del conflicto armado de Afganistán, prohíbe "los atentados contra la vida y la integridad corporal, especialmente el homicidio en todas sus formas", prohibición que se aplica en todas las circunstancias. Ahorcar a un menor infringe claramente esta disposición.

Amnistía Internacional pide al gobierno afgano que investigue este homicidio ilegítimo, y a los talibanes que renuncien públicamente al uso de acciones ilegales como secuestros y homicidios ilegítimos, incluidos aquellas en las que se siguen actuaciones cuasilegales que vulneran abiertamente el derecho internacional humanitario.