Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Amnistía Internacional afirma que la inacción de los líderes africanos prolonga la crisis de derechos humanos

Londres.- Amnistía Internacional ha criticado con dureza la inacción de la Unión Africana (UA) en Zimbabue, el mismo día en que la activista de derechos humanos Jestina Mukoko, que se encontraba recluida, ha comparecido ante un tribunal de Harare tras haber sido torturada.

 

“Las continuas detenciones de activistas políticos y de derechos humanos parecen formar parte de una estrategia más amplia destinada a silenciar a quienes critican al gobierno, y la Unión Africana tiene que declarar con firmeza que los dirigentes africanos consideran inaceptable esta situación”, ha afirmado Veronique Aubert, directora adjunta del Programa Regional para África.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades de Zimbabue la liberación inmediata e incondicional de los presos de conciencia Jestina Mukoko, Broderick Takawira y Pascal Gonzo, y que se inicie sin demora una investigación independiente y efectiva sobre su detención arbitraria y reclusión ilegal y sobre las afirmaciones de que Broderick Takawira y Pascal Gonzo fueron además torturados por miembros de las fuerzas de seguridad.

Los tres miembros de la organización Proyecto Paz de Zimbabue han pasado más de un mes bajo custodia, tras haber sido secuestrados a comienzos de diciembre.

“Nos preocupa el papel que desempeñan diversas autoridades, como la Fiscalía General de Zimbabue, a la hora de proteger a los presuntos secuestradores para que no sean identificados ni rindan cuentas por el secuestro y las torturas que, según informes, han sufrido las personas recluidas”, ha declarado Veronique Aubert.

Amnistía Internacional también ha pedido que se presenten cargos y sean sometidos sin dilación a un juicio con las debidas garantías o, en caso contrario, se deje en libertad de inmediato a las decenas de activistas del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) que llevan desde finales de octubre de 2008 bajo custodia. A los abogados de las personas recluidas se les ha negado reiteradamente el acceso a sus clientes.

“Los dirigentes africanos han desperdiciado numerosas oportunidades de poner fin a la persecución que sufren quienes critican al gobierno de Zimbabue”, ha manifestado Veronique Aubert.

“Continúan haciendo oídos sordos a las llamadas de auxilio, y han decidido mantenerse impasibles ante las continuas muestras de sufrimiento humano que se producen en Zimbabue, como la comparecencia hoy ante un tribunal de una de las voces más firmes del país en favor de los derechos humanos.”

“El silencio de los dirigentes africanos y el hecho de que no condenen la ostensible indiferencia del gobierno hacia los derechos humanos ha contribuido significativamente a la prolongación de la crisis de estos derechos que se vive en Zimbabue.”

En el periodo previo a la cumbre de la UA, que se celebrará a finales de enero en Addis Abeba, Amnistía Internacional ha pedido a la UA y a la Comunidad de Desarrollo Económico del África Austral que denuncien públicamente la persecución a manos de agentes de la seguridad del Estado de Zimbabue de quienes critican al gobierno.

La organización también ha pedido a la UA el envío de observadores de derechos humanos a Zimbabue para que investiguen todas las denuncias de abusos contra los derechos humanos.

“Está claro que las autoridades de Zimbabue están cometiendo graves violaciones de derechos humanos, en un intento de silenciar a los opositores políticos y a quienes critican al gobierno. La UA debe pedir de inmediato el cese de las violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad y debe tomar la decisión de enviar a observadores de derechos humanos –ha afirmado Veronique Aubert–. Esta medida contribuirá a impedir que se produzcan nuevas violaciones de derechos humanos y ayudará a que se investiguen los abusos cometidos en el pasado.”


Información adicional

Al parecer hay al menos 27 personas bajo custodia tras la oleada de secuestros que comenzó a finales de octubre de 2008. A la mayoría de las personas recluidas se le ha negado durante periodos prolongados el acceso a sus abogados, familias o tratamiento médico. Las autoridades de Zimbabue, que en un principio negaron que las personas secuestradas estuviesen en su poder, han incumplido reiteradamente los autos judiciales que ordenaban la liberación de las personas recluidas.

Jestina Mukoko es la directora del Proyecto Paz de Zimbabue, destacada organización local de derechos humanos que observa y documenta violaciones de estos derechos en Zimbabue. Agentes de la seguridad del Estado la secuestraron en su domicilio en torno a las cinco de la madrugada del 3 de diciembre de 2008. Hasta el 23 de diciembre no se tuvo noticia de su paradero.

Tras su secuestro, Jestina Mukoko estuvo recluida en diversos centros de detención no identificados, en donde fue interrogada. Cada vez que la trasladaban de un centro a otro le vendaban los ojos. Durante todo ese tiempo permaneció recluida en régimen de aislamiento.

Durante los interrogatorios la obligaron a colocar los pies sobre una mesa y le golpearon en las plantas de los pies con un objeto de goma. En una ocasión, los interrogadores esparcieron grava en el suelo y la obligaron a arrodillarse sobre ella mientras continuaban con el interrogatorio. Mientras la torturaban, Jestina Mukoko negó con vehemencia las denuncias de los interrogadores, que afirmaban que ella y otras personas habían participado en el reclutamiento de jóvenes que iban a recibir instrucción militar con el fin de levantarse en armas contra el Estado.

Los interrogadores también exigieron información sobre su reunión con un grupo de personalidades mundiales (conocido como The Elders), entre las que se encontraban el ex secretario de la ONU Kofi Annan, la activista de derechos humanos Graca Machel y el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter. La acusaron de ser “demasiado influyente”.

Broderick Takawira y Pascal Gonzo fueron secuestrados en las oficinas del Proyecto Paz de Zimbabue en Harare el 8 de diciembre. Los secuestraron seis hombres que entraron por la fuerza en el local de la organización.

Las autoridades de Zimbabue mantienen recluidas a otras personas, entre las que se encuentran:
•    Activistas del MDC, entre los que hay 14 adultos y un bebé de dos años que fueron secuestrados a finales de octubre y comienzos de noviembre de 2008 en Mashonaland Occidental y Chitungwiza.
•    Gandhi Mudzingwa, ex asistente personal de Morgan Tsvangirai, fue secuestrado en Harare el 8 de diciembre.
•    Andrison Shadreck Manyere, secuestrado el 13 de diciembre en Norton. Es periodista freelance y ex activista del MDC-T.
•    Es posible que otras personas estén recluidas en diversos centros de detención de Harare, como comisarías de policía.

Cómo puedes ayudar