Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Al concluir el estado de excepción, se prevén nuevas protestas

El rey de Bahréin, Hamad Bin Isa Al-Khalifa, podría levantar el miércoles el Estado de Seguridad Nacional. © U.S. federal government

Londres.- Amnistía Internacional, en vista de las protestas antigubernamentales convocadas por activistas en todo el país para el miércoles, ha instado a las autoridades de Bahréin a no volver a hacer uso de fuerza excesiva contra manifestantes.

La convocatoria de manifestaciones se produce ante la perspectiva de que el rey de Bahréin levante el miércoles el Estado de Seguridad Nacional, el represivo estado de excepción impuesto tras las protestas anteriores.

Las autoridades bahreiníes no deben cometer los mismos errores que en febrero y marzo, cuando las protestas, en su mayoría pacíficas, fueron reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad gubernamentales”, ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Cuando se levante el estado de excepción, las autoridades deben permitir que la gente ejerza pacíficamente su derecho a la libertad de expresión y asociación”, ha añadido.

Los manifestantes piden al gobierno que ponga fin a los abusos contra los derechos humanos, y han sido instigados por la coalición juvenil 14 de Febrero, el grupo que convocó las primeras protestas a principios de año para pedir reformas políticas.

Las autoridades de Bahréin dicen que al menos 24 personas, entre ellas 4 policías, han muerto en enfrentamientos entre la policía y los manifestantes desde que comenzaron las protestas en febrero.

Al menos 500 manifestantes han sido detenidos, y cuatro han muerto bajo custodia en circunstancias sospechosas.

 

Al menos 2.000 personas han sido despedidas o suspendidas de sus puestos de trabajo, aparentemente por participar en las protestas.

Por otra parte, está previsto que el juicio militar de 14 destacados activistas de la oposición continúe el miércoles.

Los activistas en cuestión, en su mayoría chiíes, han sido acusados de presuntos delitos en relación con las protestas en favor de la reforma iniciadas en febrero.

Es probable que estos acusados sean presos de conciencia detenidos exclusivamente por ejercer su derecho a expresar de forma pacífica sus opiniones políticas en público. De ser así, deben ser puestos en libertad de forma inmediata e incondicional”, ha manifestado Malcolm Smart.

En virtud del Estado de Seguridad Nacional, se estableció un tribunal militar con jurisdicción exclusiva para juzgar a los acusados de delitos en virtud del estado de excepción, pese a que todos ellos, o la mayoría, son civiles.

Este tribunal seguirá funcionando pese al levantamiento el miércoles del Estado de Seguridad Nacional. Ya ha condenado a cuatro personas a muerte –las condenas de dos de ellas se han reducido en apelación a cadena perpetua–, y ha encarcelado a otras por participar en protestas pacíficas en marzo.

Amnistía Internacional ha pedido reiteradamente al gobierno de Bahréin que no juzgue a civiles ante tribunales militares, ya que estos tribunales carecen de independencia y no respetan las normas internacionales sobre juicios justos.

 

Cómo puedes ayudar