Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Ahorcamiento inminente de un adolescente por matar al “hombre más fuerte de Irán”

Alireza Molla-Soltani fue detenido al día siguiente de que el popular atleta Ruhollah Dadashi (en la imagen) recibiera tres puñaladas. Fuente: Tatatj bajo licencia de CC0 1.0

Londres.- Las autoridades iraníes deben detener la ejecución de un joven de 17 años acusado de matar a un atleta conocido como el “hombre más fuerte de Irán”, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Alireza Molla-Soltani será ahorcado en público el próximo miércoles en la ciudad de Karaj, cerca de Teherán.

“El hecho de que Irán haya decidido ejecutar a un muchacho de 17 años muestra el poco respeto de las autoridades por el derecho internacional de los derechos humanos”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

 “Además, ejecutar a personas por delitos cometidos cuando eran menores de edad está estrictamente prohibido por tratados internacionales que Irán ha firmado –ha añadido–. Las autoridades iraníes deben cumplir con sus obligaciones internacionales, anular esta condena de muerte y revisar el caso de Alireza Molla-Soltani.”

El muchacho fue detenido al día siguiente de que el popular atleta Ruhollah Dadashi recibiera tres puñaladas, hecho ocurrido el 17 de julio en una riña de tráfico. Según información de los medios de comunicación locales, Alireza Molla-Soltani afirma que se dejó llevar por el pánico y apuñaló a Ruhollah Dadashi en defensa propia, al ser agredido por el atleta a oscuras.

De acuerdo con los informes, Ruhollah Dadashi propinó a Alireza Molla-Soltani un puñetazo en la boca y lo golpeó contra el automóvil cuando comenzaron a discutir.

Poco después de la detención del muchacho, el fiscal pidió “una rápida resolución” del asunto. Un tribunal de Karaj lo declaró culpable de “asesinato intencional” y, el 20 de agosto, lo condenó a muerte por ahorcamiento en público. El Tribunal Supremo de Irán confirmó la condena de muerte el 11 de septiembre.

Alireza Molla-Soltani va a ser ahorcado en la plaza de Golshiri de Karaj, donde tuvieron lugar los hechos, según la información de los medios de comunicación, que citan al hermano de la víctima, quien, por ley, tiene que estar presente en la ejecución.

De acuerdo con los informes, dos amigos del muchacho que se encontraban con él aquella noche recibirán al mismo tiempo 80 latigazos cada uno también en público.

“Aunque reconocemos la gravedad del delito de que Alireza Molla-Soltani fue declarado culpable, consideramos que ahorcar a un menor por un acto cometido al parecer en defensa propia es incorrecto y jurídicamente discutible”, ha explicado Hassiba Hadj Sahraoui.

“Además, las autoridades iraníes deben ordenar de inmediato que se detengan las flagelaciones y se revise la sentencia y la condena de los tres muchachos. La flagelación es una pena cruel, que constituye tortura, prohibida también por el derechos internacional”, ha añadido.

Según el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención sobre los Derechos del Niño, tratados internacionales en los que Irán es Estado Parte, condenar a muerte a personas menores de 18 años en el momento del delito es ilegal.  

Irán es uno de los poquísimos Estados que ejecutan todavía a personas por delitos cometidos siendo menores de edad. En abril de este año ejecutó a dos en el puerto meridional de Bandar Abbas. Asimismo, Amnistía Internacional ha recibido informes sobre la ejecución de una tercera, Hashem Hamidi, de 16 años, cerca de Hamidiya, provincia de Juzestán, en abril. Las autoridades no anunciaron la ejecución.