Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Agentes de policía deben someterse a la justicia por agresión a un manifestante

Imagen de la detención de Ken Tsang Kin Chiu en Hong Kong. © PHILIPPE LOPEZ/AFP/Getty Images

Los agentes de policía de Hong Kong implicados en los golpes y patadas propinados a un manifestante prodemocracia detenido el miércoles deben someterse a la justicia, ha declarado Amnistía Internacional.

Las imágenes emitidas por un canal de la televisión local muestran que, en la madrugada del miércoles, seis policías se llevan al trabajador social Ken Tsang Kin Chiu con las manos atadas a la espalda a un rincón y lo tumban en el suelo. El vídeo, que es público, muestra entonces cómo algunos agentes le dan patadas y puñetazos de forma reiterada mientras Tsang está acurrucado en el suelo y otros policías miran sin intervenir.

Amnistía Internacional ha hablado con un abogado que asiste a Tsang, que confirmó los detalles de la agresión y dijo que la policía se llevó a la víctima a un hospital local para que lo atendieran. Posteriormente la policía declaró que abrirá una investigación sobre el incidente.

“Esto parece una agresión brutal contra un detenido que no representaba ninguna amenaza para la policía. Cualquier investigación sobre este incidente deberá realizarse sin demora, y todas las personas implicadas en actos ilegales deben ser enjuiciadas”, declaró Mabel Au, directora de Amnistía Internacional Hong Kong.


“Revuelve el estómago pensar que en Hong Kong hay policías que creen que están por encima de la ley.”

 

Según el abogado, Tsang fue detenido inicialmente por agresión a un policía. Después cambiaron los cargos a reunión ilegal e impedir que la policía cumpliera su obligación. Tsang sigue bajo custodia policial y será entrevistado tras recibir tratamiento médico.

El incidente se produjo alrededor de las 3 de la madrugada del miércoles cuando la policía trataba de expulsar a los manifestantes prodemocracia que habían ocupado una calle frente al escenario principal de la protesta, en el centro de Hong Kong. La policía usó pulverizadores de pimienta contra decenas de manifestantes. Según la policía, se practicaron 45 detenciones.

Todas las personas detenidas sólo por ejercer sus derechos a la libertad de expresión y de reunión deben ser puestas en libertad inmediata e incondicionalmente”, dijo Mabel Au.

“Amnistía Internacional insta a la policía de Hong Kong a que muestre moderación y evite cualquier uso ilegal de la fuerza.”

La policía ha intensificado esta semana las operaciones para retirar las barricadas levantadas por los manifestantes prodemocracia y reducir las zonas ocupadas por manifestantes.

Cómo puedes ayudar