Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Activistas de Amnistía Internacional se movilizan en varias ciudades contra las violaciones de derechos humanos a menores

Actividad de Amnistía Internacional en un Instituto de Menorca © AI Menorca

Madrid.- Con motivo de la celebración del 20 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño que se celebra en el Día Universal de la Infancia, el 20 de noviembre, Amnistía Internacional se moviliza en diferentes ciudades de España para exigir a los Gobiernos que respeten los derechos de los y las menores del mundo.

Cientos de activistas de la organización estarán presentes en al menos 17 localidades como Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Valencia, Oviedo, Salamanca, Sevilla, Málaga o A Coruña organizando actos públicos, proyecciones, conferencias y actividades para denunciar las violaciones de derechos humanos que sufren niños y niñas.

La Convención sobre los Derechos del Niño fue aprobada por Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989. Es el tratado internacional de derechos humanos ratificado por el mayor número de países del mundo. Actualmente, sólo dos estados no lo han ratificado: Somalia y Estados Unidos.

Infancia y violaciones de derechos humanos: datos y cifras

A pesar de estos avances, después de 20 años sigue habiendo millones de niños y niñas a quienes se les niega el derecho a la educación, acceso a la vivienda o a la salud. Son víctimas de violencia y abusos: torturas y asesinatos, reclutamiento ilegal y explotación laboral o sexual. Se calcula que, en todo el mundo, entre 100 y 150 millones de niños y niñas viven en la calle, y la cifra va en aumento. De ellos, entre el 5 y el 10 por ciento han huido de sus hogares o han sido abandonados por sus familias.

Más de 1 millón de niños y niñas acusados de cometer un delito se encuentran en centros de detención en el mundo. Además, Arabia Saudí, Irán, Sudán y Yemen continúan hoy en día condenando a muerte y ejecutando a personas que eran menores de edad cuando cometieron los delitos.

Más de 1,2 millones de niños y niñas todos los años son víctimas del tráfico de seres humanos con destino a la explotación laboral y sexual.

Cada año, alrededor de 2 millones de niñas corren el riesgo de sufrir mutilación genital en diferentes países del mundo. Hasta la fecha, entre 100 y 130 millones de mujeres y niñas han sufrido mutilación genital. En Kenia y Haití, miles de niñas son abusadas sexualmente, y en Guinea-Bissau, niños y niñas son esclavizados para trabajar en campos de algodón.

En Afganistán, más de un tercio de las niñas no asiste a clase, ya que su seguridad no está garantizada.

En 2007 al menos 24 países de todas las regiones han reclutado menores de 18 años; y en el conflicto armado en la franja de Gaza, muchos y muchas menores murieron en los ataques indiscriminados contra población civil.

En países europeos como España y Francia hay casos de menores inmigrantes expulsados sin garantías para su seguridad.

El caso de Colombia
Amnistía Internacional quiere incidir en esta ocasión en el caso de Colombia. Durante más de 40 años de conflicto armado interno las fuerzas de seguridad, paramilitares  y grupos guerrilleros han cometido graves violaciones y abusos contra los derechos humanos como desapariciones forzadas, homicidios, secuestros, tortura y violencia sexual, principalmente contra mujeres y niñas. También los grupos paramilitares y guerrilleros utilizan hoy niños y niñas soldados para cometer sus abusos.

Aterrorizadas, muchas comunidades han tenido que abandonar sus hogares. Las familias desplazadas quedan en situación de aún mayor vulnerabilidad frente a nuevos abusos, lo que afecta especialmente a los menores. Cada año, cientos de miles de mujeres, hombres, niños y niñas se unen a los millones de personas que ya se han desplazado internamente en Colombia.

La cifra de desplazamientos es la segunda del mundo: entre tres y cuatro millones de personas se han visto obligadas a huir de sus casas y buscar refugio en otros puntos del país, y se cree que otras 500.000 han huido a los países vecinos. De ellas, más de un millón son menores.