Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Devoluciones en México

© AI
© AI

México devuelve ilegalmente a miles de personas a situaciones donde su vida está en riesgo en Honduras, Guatemala y El Salvador todos los años. Esta práctica se denomina devolución (refoulement) y es ilegal según el derecho internacional.

Miles de personas huyen, en Guatemala, Honduras y El Salvador, de amenazas de muerte, agresiones y extorsiones de poderosas bandas que controlan grandes partes del territorio de estos países. Tienen que hacer un peligroso viaje para buscar protección en México. Suelen ser mal informadas por el Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano de su derecho a solicitar asilo en el país.

Muchas se encuentran con funcionarios del INM que se burlan de ellas, no les preguntan por qué han huido de sus países, ni les importa, y las devuelven a situaciones donde la muerte puede ser inminente. Estas devoluciones son contrarias a la legislación de México.

Gráfica que explica que más de la mitad de las personas que habían pasado por un centro de detención migratoria habían tardado menos de 10 minutos en ser entrevistadas.
Más de la mitad de las personas que habían pasado por un centro de detención migratoria habían tardado menos de 10 minutos en ser entrevistadas.

Emilia: Enviada de regreso a la muerte

José Ernesto fue el primer miembro de su familia que Emilia perdió debido a la violencia en su país de origen, El Salvador, pero no el último.

Emilia huyó de El Salvador y llegó a México a finales de 2016 con sus siete hijos e hijas. Cuando llegaron, su hija mayor se puso de parto, y Emilia tuvo a su primera nieta.

Días después, Emilia volvió al hospital para arreglar unos papeles de la recién nacida. De camino allí fue abordada por unos funcionarios de migración mexicanos. Les rogó que no la devolvieran a El Salvador, donde su vida corría peligro. Los agentes del INM desoyeron sus ruegos, la encerraron y, luego, la deportaron.

Lo que le ocurrió a Emilia no es nada raro. En México se desarrolla una crisis oculta de refugiados en la que las personas procedentes de Centroamérica no cruzan ya el país en búsqueda de oportunidades económicas, sino que están huyendo porque temen por su vida.

Las personas que huyen a México desde Centroamérica en busca de protección suelen ser deportadas a pesar de que el derecho internacional y la legislación mexicana consideran ilegal que México las devuelva. Estas deportaciones ilegales constituyen lo que se conoce como “devolución” (refoulement).

Entre mayo y septiembre de 2017 realizamos una encuesta por medio de entrevistas, en la que recopilamos 500 experiencias distintas, a partir de las cuales se publicó el informe “Personas ignoradas y sin protección”, que muestra que las autoridades mexicanas envían constantemente de regreso a sus países a personas que se encontrarán allí en situaciones donde su vida está en riesgo.

Gráfica que recoge el dato de que el 75% de las personas que habían pasado por centros de detención migratoria no habían sido informadas de su derecho a solicitar asilo.
El 75% de las personas que habían pasado por centros de detención migratoria no habían sido informadas de su derecho a solicitar asilo.

“El agente del INM me dijo: ‘una vez detenido, ya valió madre y vas de vuelta a tu país’.” Hombre de Honduras explicando la respuesta que le dio un agente de migración cuando expresó su temor a regresar.

Más de la mitad de las personas que respondieron a la encuesta (310) dijeron que las autoridades mexicanas de migración las habían detenido. La gran mayoría de ellas, el 84%, no querían ser enviadas de regreso a su país. La principal razón: la violencia y el miedo.

Lo que las autoridades de migración de México dicen que hacen y lo que les ocurre en realidad a las personas que solicitan protección

El Instituto Nacional de Migración (INM) es el órgano del gobierno federal responsable de regular la migración en el país.

Por ley, tiene que informar a toda persona a la que aborde o detenga de su derecho a solicitar asilo en México y enviar a las que expresen su intención de solicitar asilo a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR). Los funcionarios del INM nos aseguraron que se cumple con este requisito.

Saúl*: asesinado tres semanas después de haber sido deportado ilegalmente

Saúl era conductor de autobús en Honduras. En noviembre de 2015 sufrió un ataque armado, en el que dos de sus hijos resultaron heridos de gravedad, tras lo cual huyó a México para solicitar asilo. La COMAR rechazó su solicitud en el verano de 2016 por considerar que tenía posibilidades de proteger su seguridad en su país. El INM lo deportó, y poco después lo mataron.

Fotografía de Saúl.
Fotografía de Saúl. © Private
Gráfica que muestra la espiral incesante de devoluciones en México.
La espiral incesante de devoluciones en México.

“Retorno asistido”

Las personas detenidas y trasladadas a centros de detención migratoria en México tienen que firmar varios documentos, en uno de los cuales se indica que acceden al “retorno asistido” a su país. Una vez firmado este documento, no pueden solicitar asilo.

Las personas entrevistadas no dijeron que con frecuencia se las presionaba para que firmaran el documento de “retorno asistido”.

Lo cierto es que el INM tiene un largo camino que recorrer para poder cumplir con la obligación que afirma estar ya cumpliendo. Las autoridades tienen que garantizar no sólo que se establecen las leyes, sino también que se aplican debidamente para no enviar a nadie a su posible muerte.

Encontrarán más información sobre las devoluciones en México en nuestro nuevo informe Personas ignoradas y sin protección.