Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar
© Amnistía Internacional

La libertad musical no está de moda en Irán

Amnistía Internacional convoca a músicos y cineastas de todo el mundo para que se unan a activistas de la organización. El objetivo es claro: pedir a las autoridades iraníes que anulen las sentencias condenatorias impuestas al cineasta Hossein Rajabian, a su hermano Mehdi Rajabian y a Yousef Emadi, músicos ambos, con motivo del Día de la Libertad Musical.

Los tres hombres corren el riesgo inminente de ser detenidos después de que un tribunal de apelación confirmase sus condenas a prisión por cargos absurdos relacionados con su trabajo artístico, ha advertido hoy Amnistía Internacional en medio de una campaña de represión en curso contra artistas y la libertad de expresión en Irán.

“Estas condenas dejan en evidencia lo absurdo del sistema de justicia penal de Irán, que etiqueta a personas de delincuentes sólo por ejercer pacíficamente sus derechos a la libertad de expresión a través de la música y las películas. Estos jóvenes nunca debían haber sido detenidos, mucho menos juzgados”, afirmó Said Boumedouha, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Los artistas habían sido condenados en abril de 2015 a seis años de prisión tras un juicio de tres minutos ante un Tribunal Revolucionario que los declaró culpables de “insultar a santidades islámicas”, “difundir propaganda contra el sistema” y “actividades audiovisuales ilegales”.

Los cargos se basan en su trabajo artístico, que incluye un largometraje de Hossein Rajabian sobre el derecho de las mujeres al divorcio en Irán y la distribución por Mehdi Rajabian y Yousef Emadi de música sin licencia de cantantes iraníes de fuera del país, algunas de cuyas letras y mensajes tienen contenido político o abordan temas sociales tabú.

Los tres hombres están en libertad bajo fianza desde diciembre de 2013. Con anterioridad, habían estado recluidos dos meses en régimen de aislamiento, periodo en el que, según dijeron, habían sido sometidos a palizas y descargas eléctricas para que hicieran “confesiones” en vídeo.

Pese a sus denuncias de tortura y otros malos tratos, el tribunal de apelación ha decidido que deben cumplir tres de los seis años de prisión a los que fueron condenados y suspendió los tres años restantes durante un periodo de cinco años, condicionado a su “buena conducta”. No se tiene noticia de que se haya realizado ninguna investigación sobre las denuncias de tortura.

El caso está ahora ante la Oficina de Aplicación de Condenas, lo que significa que pueden ser detenidos y encarcelados en cualquier momento.  

 

 

18 días de tortura

Durante su detención el 5 de octubre de 2013, las fuerzas de seguridad aplicaron a Hossein Rajabian, Mehdi Rajabian y Yousef Emadi descargas con pistolas Taser y les vendaron los ojos; después, los tres hombres estuvieron recluidos 18 días en un centro de detención secreta donde, según dijeron, fueron sometidos a tortura y otros malos tratos. Posteriormente los trasladaron en régimen de aislamiento a la prisión de Evin de Teherán, en cuya Sección 2A, controlada por la Guardia Revolucionaria, permanecieron dos meses.

Ninguno de ellos tuvo acceso a un abogado en ningún momento, ni al ser detenidos, ni durante su reclusión, ni en el juicio ni en la vista de apelación.

“Además de demostrar el absoluto desprecio de las autoridades por la libertad de expresión, el terrible trato al que fueron sometidos estos hombres muestra hasta qué punto la noción de justicia está excluida del sistema de justicia penal iraní, imbuido de tortura y violaciones del debido proceso”, añadió Said Boumedouha.

Campaña de represión de artistas

Estos casos recientes se producen en medio de la intensificación de una campaña de represión de artistas, músicos y cineastas en Irán. El mes pasado, un tribunal de apelación resolvió que el cineasta iraní Keywan Karimi debía cumplir un año de los seis años de prisión que se le impusieron por “insultar santidades islámicas” y suspendió el cumplimiento de los cinco años restantes condicionado a su “buena conducta”. El tribunal confirmó también la pena de 233 latigazos por tener “relaciones ilícitas” por estrechar la mano y “pasar tiempo bajo el mismo techo con una mujer que no se cubría la cara y el cuello.”

En octubre de 2015, los poetas Fatemeh Ekhtesari y Mehdi Moosavi fueron condenados a once años y medio y nueve años de prisión, respectivamente, por cargos que incluían “insultar a santidades islámicas” y “difundir propaganda contra el sistema”. Además, fueron condenados a 99 latigazos cada uno por “tener relaciones ilícitas”. Los dos poetas huyeron posteriormente del país.

 

Información complementaria

El Día de la Libertad Musical, de carácter mundial y periodicidad anual, apoya a los músicos perseguidos y encarcelados que afrontan cargos penales sólo por ejercer su derecho a la libertad de expresión a través de su música.

Amnistía Internacional aprovecha este día para difundir el caso de Hossein Rajabian, Mehdi Rajabian y Yousef Emadi como ejemplo más reciente de la represión orquestada por las autoridades iraníes contra artistas, músicos, cineastas y poetas.

CINEASTA IRANÍ CONDENADO A UN AÑO DE PRISIÓN Y 223 LATIGAZOS

PIDE A LAS AUTORIDADES IRANÍES QUE ANULEN SU CONDENA

FIRMA AHORA

Cómo puedes ayudar