Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar
  • Blog

Flagelaciones, amputaciones y ceguera forzada, castigos inhumanos en Irán

Un uso de la justicia cruel es habitual en Irán. Los castigos corporales como flagelaciones, amputaciones y ceguera forzada son actos habituales que se ejecutan muchas veces incluso en público. Este uso persistente pone de manifiesto un sentido de la justicia absolutamente brutal.

El caso de flagelación pública más reciente tuvo lugar el pasado 10 de julio en la plaza de Niazmand, Kashmar, donde un hombre conocido como M. R. recibió 80 azotes en la espalda. Según el fiscal, M. R. consumió alcohol durante una boda en la que una discusión acabó con la muerte de un joven de 17 años. El fiscal ha admitido que M.R. no estuvo implicado en la muerte, y que la condena de flagelación fue impuesta sólo por beber alcohol. 

En una antigua página de Facebook administrada por la periodista y activista de los derechos de las mujeres Masih Alinejad, se publicaron relatos detallados de varias mujeres que habían recibido azotes por consumir alcohol y asistir a fiestas mixtas en las que había irrumpido la policía iraní de buenas costumbres. En una de las publicaciones, una joven de 28 años que recibió 80 latigazos por asistir a una fiesta de cumpleaños calificó el día en que fue flagelada como “el peor día de [su] vida”.

“Con el impacto del primer latigazo, salté de la [silla] sin poder controlarme. Estaba tan conmocionada que ni siquiera me salían las lágrimas. Quería gritar, pero no podía ni controlar la voz. Cada vez que me golpeaba con fuerza, me preguntaba si me arrepentía para que Dios me perdonara”, dijo.

Otra mujer, que también fue azotada por asistir a una fiesta mixta para celebrar su reciente compromiso en la ciudad de Robat Karim, cerca de Teherán, contó: “No me acuerdo de cuántos azotes me dieron, pero llegó un momento en que sólo gemía, entumecida por el dolor. Cuando por fin llegué a casa, tenía un dolor terrible en el cuerpo y el alma me dolía por los sentimientos de humillación y miedo que había tenido durante toda la pesadilla”, dijo sobre su experiencia.


Fuente: https://www.facebook.com/mahi.maede.R

Hace solo unos días, la joven iraní de 18 años Maedeh Hojabri fue arrestada por publicar vídeos en la red social donde aparecía bailando y sin el tradicional velo. En 2014, un grupo de jóvenes iraníes que compartieron en vídeo una versión de la famosa canción ‘Happy’ de Pharrell Williams fueron condenados a prisión y latigazos. Amnistía Internacional hizo campaña por el caso y la condena fue posteriormente suspendida.

Amnistía Internacional también tiene constancia de amputaciones por robo en Irán, algunas de las cuales son “cruzadas” de varios dedos de la mano y del pie de lados alternos del cuerpo de la víctima.

“Amputar extremidades, privar de vista e infligir azotes brutales no puede considerarse justicia. Las autoridades iraníes deben abolir urgentemente todas las formas de castigo corporal y tomar medidas urgentes para armonizar el enormemente deficiente sistema de justicia penal del país con las leyes y normas internacionales de derechos humanos”, concluyó Randa Habib.

Como Estado parte en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Irán tiene la obligación legal de prohibir la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Sin embargo, la legislación iraní sigue permitiendo la aplicación de castigos corporales prohibidos internacionalmente, como la amputación, la lapidación y la flagelación, que justifica bajo el pretexto de la protección de la moral religiosa.