Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar
© Stephen Yu

Escocia pide perdón por sus leyes homófobas del pasado

Por Amnistía Internacional,

Escocia lamenta su historial de condenas a hombres homosexuales y bisexuales.

Nicola Sturgeon, la primera ministra escocesa, ha pedido perdón en nombre de su gobierno por las leyes homófobas que penalizaron las relaciones sexuales entre hombres. Hasta 1981 ser homosexual fue delito en Escocia y hasta 2001 la edad de consentimiento sexual entre hombres no se igualó a la edad permitida en las relaciones heterosexuales. La primera ministra se ha referido a estas leyes como "impactantes" e "injustas".

“Hoy, como primera ministra, me disculpo de manera categórica, inequívoca y de todo corazón por el daño y perjuicio que causaron a tantas personas (...). Estas leyes penalizaron el acto de amar a otro adulto. Disuadieron a las personas de ser honestas sobre su identidad de género con familiares, amigos, vecinos y colegas. Y al enviar el parlamento un mensaje de que la homosexualidad era incorrecta, alentaron la homofobia y el odio en lugar de disuadirlos", ha declarado Sturgeon en el parlamento.

En Amnistía Internacional celebramos esta buena noticia: “A medida que sigamos eliminando barreras, alcanzaremos la verdadera igualdad para las personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales (LGBTI). En Amnistía continuaremos con nuestra campaña para defender a aquellas personas que son perseguidas, encarceladas o asesinadas por su sexualidad o identidad de género. Las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo siguen siendo ilegales en 72 países y se castigan con la muerte en 13”, ha declarado Kate Nevens, directora del programa en Escocia de Amnistía Internacional. Y aunque no criminalizan la homosexualidad, todavía hay 19 Estados, entre ellos la Federación Rusa o Lituania que prohíben o limitan las expresiones públicas de las personas LGBTI.


Manifestación a favor del Orgullo en Escocia. © Stephen Yu

Más buenas noticias

En los últimos años se han producido avances legislativos. Según datos de ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersex), 73 Estados han incorporado leyes contra la discriminación en el trabajo, 9 contienen una prohibición expresa a la discriminación por orientación sexual en su Constitución, 43 contemplan el agravante por orientación sexual de las víctimas, y otros 39, entre ellos España, recogen expresamente la prohibición a la incitación al odio en sus leyes penales.

Son ya 23 Estados los que han aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo; 18 los que recogen la forma de unión civil y otros 5 Estados los que contemplan figuras similares. Taiwán podría convertirse en el 24 país en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, y en el primer país asiático en hacerlo, después de que a finales del mes de mayo los jueces del Tribunal Constitucional resolvieron que la actual ley sobre el matrimonio es inconstitucional en tanto que discrimina a las parejas del mismo sexo. El tribunal ha exigido su legalización en un plazo máximo de dos años.

Sin embargo, una de las preocupaciones de la organización es la situación de las personas trans, tanto por tratarse de un colectivo que es objeto de las formas más graves de violencia, como por las dificultades que tienen para que se reconozca legalmente su identidad de género. Según el Observatorio Trans de Personas Asesinadas, entre el 1 de enero de 2008 y el 31 de diciembre de 2016, se registraron 2.343 homicidios de personas trans, de los que 1.834 se produjeron sólo en América Central y del Sur.

¡Ayúdanos a seguir luchando!

En Amnistía Internacional España hemos iniciado una campaña para conseguir la liberación de activista rusa Evdokia Romanova, declarada culpable de difundir “propaganda homosexual” por publicar en redes sociales artículos de temática LGBTI y condenada a pagar una multa de 50.000 rublos. Esta sentencia debe ser anulada inmediatamente. ¿Nos ayudas a conseguirlo? ¡Firma! ¡Con tu ayuda lo conseguiremos!

Defender los derechos del colectivo LGBTI no es delito

¡FIRMA!

Cómo puedo ayudar