Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar
  • Blog
Mujer caminando con su hijo a la espalda por el campo de refugiados de Kakuma en el norte de Kenia. © Amnesty International (Foto: Richard Burton)

El triste récord de Sudán del Sur: el número de personas refugiadas supera el millón

Por Amnistía Internacional, 

Un año después del inestable acuerdo de paz alcanzado en Sudán del Sur, la violencia continúa asolando el país. La población civil sigue siendo víctima de homicidios, secuestros, violaciones y otras formas de violencia sexual.

Desde que estalló la guerra civil en 2013, miles de personas han resultado muertas, y ciudades y pueblos enteros han quedado reducidos a escombros. Ello ha provocado un éxodo masivo de personas refugiadas hacia Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda. Sudán del Sur ostenta, junto con Siria, Afganistán y Somalia, el triste récord de haber generado más de un millón de personas refugiadas. El recrudecimiento de los combates ha disparado, además, la cifra de desplazados dentro del país a 1,7 millones.

William, de 11 años, es un niño refugiado que vive en un campo en el norte de Kenia. “Nací aquí en Kakuma, pero sé que teníamos mucho en Sudán. Teníamos tres casas: en una guardábamos el ganado, la otra era un cobertizo y la tercera era donde vivíamos”. © Amnesty International (Foto: Richard Burton)

ESTALLA LA GUERRA CIVIL

Tras varios decenios de guerra, negociaciones prolongadas y un referéndum sobre la secesión respecto a Sudán, Sudán del Sur se convirtió en país independiente el 9 de julio de 2011. Dos años más tarde se sumió en una guerra civil, cuando el presidente Salva Kiir acusó a su influyente vicepresidente Riek Machar de tramar un golpe de Estado.

Después de dos años de conversaciones de paz intermitentes ambos dirigentes aceptaron firmar un acuerdo de paz en agosto de 2015 y formaron posteriormente un gobierno provisional de unidad con el presidente Kiir a la cabeza y Machar como uno de los dos vicepresidentes. En julio de 2016 se reanudaron los enfrentamientos con intensos combates en la capital, Yuba, y en otras partes del país, incluido el condado de Leer, donde las fuerzas gubernamentales asaltaron pueblos una vez más.

En marzo de 2016, Amnistía Internacional publicó un documento en el que exponía con detalle la muerte deliberada por asfixia de más de 60 hombres y muchachos en contenedores de carga en Leer, estado de Unity, en octubre de 2015, y pidió el fin de los homicidios ilegítimos a manos de las fuerzas armadas. En julio, en el informe We are still running". War crimes in Leer, South Sudan, la organización describió con detalle cómo las fuerzas gubernamentales de Sudán del Sur y milicias aliadas perseguían y mataban a civiles, violaban y secuestraban a mujeres, robaban ganado e incendiaban pueblos en bastiones de la oposición en el condado de Leer, entre agosto y diciembre de 2015.

  
"Vine con mi madre y mi padre, dos hermanos y una hermana al campo de refugiados de Kakuma. La vida aquí es mala. No se imparte la suficiente educación y la necesitamos para mejorar. El clima tampoco es bueno. A veces hace tanto calor que nos cuesta respirar, otras veces llueve demasiado. Me gustaría ser científico y ver a gente como yo –que está luchando– para ayudarla", Kevin 16 años.

Ayúdanos a seguir difundiendo la grave situación por la que atraviesa el país. Un millón de refugiados no pueden quedar en el olvido.