Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar
Manifestación en Turquía a favor de la comunidad trans. © AI

El camino hacia el reconocimiento de la identidad de género en Europa

Por Patricia Arnaiz, activista del Equipo de Diversidad Afectivo Sexual,

Actualmente el reconocimiento jurídico de la identidad sexual constituye el único camino posible para garantizar la igualdad de derechos de las personas transgénero con respecto al resto de ciudadanos; pero en ocasiones obtener este reconocimiento no resulta e absoluto un procedimiento sencillo.

Como señala Amnistía Internacional, en 23 países europeos aún se exige la esterilización como requisito indispensable; pero este requerimiento, que indudablemente vulnera los derechos de las personas trans, no es el único con el que tienen que cumplir. En distintos países europeos existen condiciones tan discriminatorias como la necesidad de someterse a un análisis psicológico, a tratamientos médicos o incluso la necesidad de estar soltero, lo que obligaría a las personas casadas al divorcio.

Ante esta situación de vulneración de los derechos de las personas trans, distintas organizaciones que defienden los derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, están trabajando en diversos países europeos para conseguir que 2017 sea el año en que se produzca un cambio en la legislación y políticas relativas al reconocimiento de la identidad de géner

A este respecto, en algunos países ya se han dado pasos hacia una legislación que garantice los derechos de las personas transgénero. Recordemos, por ejemplo, el caso de Bélgica, cuyo parlamento adoptó el 24 de mayo de este año una ley que terminaba con la esterilización, los tratamientos médicos y  las evaluaciones psiquiátricas; o el caso de Dinamarca, donde en 2014 el parlamento aprobó una ley que permite a las personas trans cambiar su género por medio de un procedimiento administrativo, sin evaluaciones psiquiátricas ni tratamientos médicos.

Indudablemente se trata de cambios muy positivos que constituyen un paso adelante en el camino hacia reconocimiento jurídico de la identidad sexual, y por tanto hacia un sistema que garantice los derechos de las personas trans, que hasta ahora han sido vulnerados. Pero estos pasos no nos sitúan ni mucho menos al final del camino, sino que abren la puerta a muchos otros cambios necesarios para alcanzar una situación de plena igualdad de derechos entre todos los ciudadanos y ciudadanas. Recordemos, entre otros, el caso de Finlandia, donde la esterilización sigue siendo un requisito indispensable.

Cómo puedes ayudar