1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo
Campamento con niños y niñas rohingyas

Campamento con niños y niñas rohingyas. © Arif Zaman

Blog

Derechos económicos, sociales y culturales: la hoja de ruta hacia una vida digna

Por Juan Ignacio Cortés (@juanICortes), colaborador de Amnistía Internacional,

Tan determinantes para garantizar la dignidad de la vida de las personas como los derechos civiles y políticos, los derechos económicos, sociales y culturales se incorporaron más tarde al discurso sobre los derechos humanos. 

Sin embargo, unos y otros son “universales, indivisibles, interdependientes y están relacionados entre sí”, como establece la Declaración y el Programa de Acción de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993.

¿Qué son los derechos económicos, sociales y culturales?

Los derechos económicos, sociales y culturales (DESC) son aquellos derechos que se refieren a las condiciones de vida socioeconómicas de las personas. 

Incluyen, como veremos, derechos laborales, derechos a condiciones de vida digna y derechos que garantizan el disfrute de la cultura y el conocimiento científico.

Un médico especializado en un hospital público iraquí habla con una anciana antes de hacerle la prueba de COVID-19 en el suburbio de Ciudad Sadr en la capital Bagdad el 2 de abril de 2020

Un médico especializado en un hospital público iraquí habla con una anciana antes de hacerle la prueba de COVID-19 en el suburbio de Ciudad Sadr, Bagdad, el 2 de abril de 2020. ©  AHMAD AL-RUBAYE/AFP a través de Getty Images

¿Qué es el Pacto Internacional de Económicos, Sociales y Culturales?

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) fue aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución 2220 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966 y entró en vigor casi 10 años después, el 3 de enero de 1976, después de ser ratificado por 35 Estados. 

Consta de un preámbulo y 31 artículos y se complementa con un Protocolo Facultativo, aprobado el 10 de diciembre de 2008 y cuya entrada en vigor se produjo el 5 de mayo de 2013, que establece mecanismos de denuncia e investigación internacionales para la protección de los DESC. 

Actualmente, 171 países son Estados Parte del Pacto, otros cuatro lo han firmado, pero no lo han ratificado y otros 22 están totalmente al margen del mismo.

Un menor trabaja en Maiduguri, en el estado de Borno, Nigeria, para mantener a su familia, en lugar de ir a la escuela.

Un menor trabaja en Maiduguri, en el estado de Borno, Nigeria, para mantener a su familia en lugar de ir a la escuela. © Mohammed Abdulsamad / The Walking Paradox

¿Cuál es el origen del Pacto Internacional de Económicos, Sociales y Culturales?

Poco después de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en diciembre de 1948 por parte de la Asamblea General de la ONU, se consideró necesario traducir los principios que proclamaba en un texto jurídico que respaldase de forma efectiva la protección de los derechos humanos.

Enseguida se vio que, en el contexto de polarización de la Guerra Fría, contar con un tratado internacional que respaldase jurídicamente los derechos humanos solo sería posible si los derechos civiles y políticos y los DESC se garantizaban mediante dos pactos distintos, pues los países del bloque occidental insistían en la importancia de los primeros mientras que los países del bloque comunista insistían en proteger los segundos. Así, la Comisión de Derechos Humanos trabajó los dos textos por separado entre 1951 y 1954; año en que los borradores iniciales fueron presentados a la Asamblea General de Naciones Unidas. 

Tuvieron que pasar otros 12 años hasta que el Pacto de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales fueron aprobados por la Asamblea General en diciembre de 1966.

Trabajadores de la salud y pacientes protestan por la falta de medicamentos, insumos médicos y malas condiciones en los hospitales, en Caracas el 17 de abril de 2018

Trabajadores de la salud y pacientes protestan por la falta de medicamentos, insumos médicos y malas condiciones en los hospitales de Caracas, el 17 de abril de 2018. © Luis Robayo/AFP a través de Getty Images

¿Cuáles son los derechos económicos, sociales y culturales?

El contenido del PIDESC tiene un matiz importante con respecto al del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Mientras que estos son derechos que no deben ser violados, los derechos económicos, sociales y culturales son derechos cuyo disfrute se debe ir expandiendo progresivamente. 

En su artículo 2, reconociendo que los recursos de los Estados son limitados, el PIDESC establece que los Estados Parte del pacto se comprometen “a adoptar medidas… hasta el máximo de los recursos de que disponga, para lograr progresivamente… la plena efectividad de los derechos aquí reconocidos”. Entre esos derechos figuran:

  • Derecho al trabajo y otros derechos laborales: El Pacto reconoce el “derecho a trabajar” y “ganarse la vida mediante un trabajo libremente escogido o aceptado” (artículo 6); “al goce de condiciones de trabajo equitativas y satisfactorias” (artículo 7); el derecho de los trabajadores “a fundar sindicatos y a afiliarse al de su elección” y a la huelga (artículo 8); y el derecho “a la seguridad social” (artículo 9).
     
  • Derecho a la protección de la familia, “elemento natural y fundamental de la sociedad” (artículo 10). Este derecho incluye el derecho a una “especial protección a las madres durante un período de tiempo razonable antes y después del parto” y el derecho a “medidas especiales de protección y asistencia en favor de todos los niños y adolescentes”.
     
  • Derechos a un nivel de vida adecuado, a la vivienda y la alimentación (artículo 11). El derecho a un nivel de vida adecuado contiene muchos derechos esenciales como el derecho a la alimentación y a la vivienda, así como a “una mejora continua de las condiciones de existencia”.
     
  • Derecho a la salud. En concreto, “al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental” (artículo 12). Para ello, el pacto fija como prioridades el establecimiento de medidas que reduzcan la mortalidad materno-infantil, que mejoren la higiene en el trabajo, que cuiden del medio ambiente, que prevengan y luchen contra la enfermedad y que garanticen una sanidad para todas las personas.
     
  • Derecho a la educación (artículo 13). Una educación que “debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad”; “fortalecer el respeto por los derechos humanos” y “favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y entre todos los grupos raciales, étnicos o religiosos”. Entre las medidas concretas, el pacto establece una “educación obligatoria y asequible a todos gratuitamente”.
     
  • Derecho a participar en la vida cultural y gozar de los beneficios del progreso científico (artículo 15). Este derecho incluye el derecho a la propiedad intelectual y a la libertad para la investigación científica y la actividad creadora.

Trabajador doméstico indonesio

Trabajadora doméstica indonesia. © Reuters/Beawiharta

¿Existe algún mecanismo de control sobre el cumplimiento del PIDESC?

El grado de cumplimiento del PIDESC está controlado por el Comité DESC, un organismo no creado por el pacto, sino establecido como órgano subsidiario del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas en 1985. 

El Comité está formado por 18 expertos y formula recomendaciones legislativas y políticas a los Estados para la realización más eficaz de los derechos económicos, sociales y culturales. Los Estados Partes del Pacto presentan cada cinco años un informe en el que indican las medidas adoptadas para asegurar el disfrute de los DESC. 

Organizaciones de la sociedad civil y otros Estados pueden presentar a su vez informes y recomendaciones que son examinados por el Comité, que publica un informe final acerca de la situación del Pacto en el Estado Parte en cuestión que incluye recomendaciones concretas.

Contenidos relacionados