Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

"Aunque guardaba silencio, se notaba el dolor que estaba soportando"

Ali (nombre ficticio para preservar la seguridad del testigo),

Un testigo narra la flagelación a la que fue sometido Raif Badawi el pasado viernes 9 de enero. El activista saudí fue condenado a 10 años de prisión y mil azotes por crear un sitio web dedicado al debate público. Cada viernes será sometido a 50 azotes más hasta cumplir la condena. Ayúdanos a parar esta barbarie.


Cuando los fieles vieron un furgón policial junto a la mezquita, supieron que alguien iba a ser azotado ese día.
Se reunieron formando un círculo y los viandantes fueron uniéndose a ellos hasta formar una multitud. Sin embargo, nadie sabía por qué iban a castigar al detenido. "¿Es un asesino?", se preguntaban. "¿Un delincuente? ¿Será por no rezar?"

La policía condujo a Raif Badawi hasta la plaza situada frente a la mezquita de Al Jafali, en Yidda, poco después del mediodía. Había una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad, y no solo en torno a Raif, sino también en los alrededores de la mezquita y en las calles vecinas. De hecho, algunas de ellas estaban cortadas.

Sacaron a Raif de un autobús, escoltado por ocho o nueve policías, y lo condujeron hasta el centro de la multitud. Estaba inmovilizado con esposas y grilletes, pero llevaba el rostro descubierto, así que todos podíamos verle la cara.

Raif, todavía encadenado, permanecía de pie en el centro de la multitud. Iba vestido con camisa y pantalones.

Un agente de seguridad se acercó a él por detrás con una enorme vara y empezó a azotarle con ella.

Raif alzó el rostro hacia el cielo, cerró los ojos y arqueó la espalda; aunque guardaba silencio, se le notaba en la cara y en la postura el dolor que estaba soportando.

El agente siguió golpeando a Raif en la espalda y en las piernas mientras contaba los azotes, hasta llegar a 50.

El castigo duró unos cinco minutos. Fue muy rápido, sin pausas entre los golpes.

Cuando terminó, la multitud gritó "¡Allah-hu Akbar! ¡Allah-hu Akbar!", como si Raif hubiera sido purificado.

Después, se lo llevaron de vuelta a la prisión en el autobús. En total, todo terminó en menos de media hora.

Ayúdanos a poner fin a esta pena tan perversa y cruel. Firma nuestra acción y exige al rey de Arabia Saudí que detenga la flagelación y ponga en libertad de forma inmediata a Raif Badawi.

 

 

Cómo puedo ayudar