Saltar al contenido

¿Por qué calla el mundo ante la situación en Siria?

PHP Warning
PHP Warning: array_merge(): Argument #1 is not an array in /var/www/html/seccion/htdocs/typo3conf/ext/ai_acciones_logic/Classes/Domain/Repository/AccionRepository.php line 320
PHP Warning
PHP Warning: array_slice() expects parameter 1 to be array, null given in /var/www/html/seccion/htdocs/typo3conf/ext/ai_acciones_logic/Classes/Domain/Repository/AccionRepository.php line 320
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 11.964 firmantes

Petición antes del cierre

Es la pregunta que se hace Ibrahim y las más de 7.000 personas que permanecen en la frontera entre Siria y Turquía, sin saber si podrán regresar a su país algún día; un país en el que han muerto más de 1500 personas, más de 80 de ellas menores de edad, desde mediados de marzo.

Esta acción ha finalizado. Gracias a las casi 12.000 personas que han participado. Todas las firmas pidiendo el fin de la represión en Siria han sido enviadas a las autoridades. Amnistía Internacional sigue vigilando de cerca la situación de los derechos humanos en Siria y presionando, no solo a las autoridades sirias, sino también a la comunidad internacional. Puedes ayudarnos a ejercer esa presión pidiendo a los gobiernos de India, Brasil y Sudáfrica que, como países miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, demuestren su liderazgo apoyando una resolución firme y jurídicamente vinculante que ayude a parar el baño de sangre en Siria. Solo tienes que firmar aquí. Y si quieres pedirle a las autoridades sirias que paren la represión contra su pueblo e investiguen todas las violaciones de derechos humanos cometidas, puedes actuar aquí. Muchas gracias

 

Petición original:
Ibrahim
(nombre ficticio), albañil de 31 años, fue disparado por las fuerzas de seguridad sirias mientras participaba en una manifestación el pasado 3 de junio en la ciudad siria de Jebel al-Zawyah. Como él, miles de personas salieron a la calle a protestar pacíficamente ese día, pero el ejercito abrió fuego contra la multitud e Ibrahim cayó herido en el suelo. Luego, las fuerzas de seguridad se lo llevaron a un edificio cercano: “Me preguntaron: ¿quién es tu Dios? Alá, contesté. No, tu Dios es Bashar, me gritaron. Entonces me golpearon por detrás de la cabeza y perdí el conocimiento. Me desperté entre unos árboles y alguien me trajo al hospital”. Después de su liberación, Ibrahim llegó a Turquía, donde está siendo tratado de su herida mientras se pregunta: ¿Por qué calla el mundo? ¿Por qué nos dejan solos?

Ibrahim tuvo suerte. Desde que comenzaron las protestas, en Siria han muerto más de 1500 personas a manos de las fuerzas de seguridad. Se ha detenido a miles, y muchos permanecen recluidos en régimen de incomunicación. Los que consiguen huir, tratan de escapar a Turquía, en cuyas fronteras se encuentran atrapadas más de 7.000 personas solo en la provincia de Hatay, según las autoridades turcas. La realidad es que podrían ser muchas más; hasta 10.000 personas se agrupan en la frontera siria, esperando poder regresar a sus hogares o cruzar a Turquía.

Mientras miles de personas tratan de abandonar el país, las que permanecen en Siria continúan bajo la represión del presidente Bashar al-Assad. Especialmente preocupante es la muerte de varios menores de edad que participaban en manifestaciones. Incluso han salido a la luz grabaciones en vídeo de varios casos de adolescentes muertos tras sufrir palizas y heridas de bala. Es el caso de Thamer al Sahri, de 15 años, cuyo cadáver fue devuelto a su familia después de más de diez días desaparecido. En el cuerpo de Thamer se aprecian heridas de bala y la falta de un ojo y varios dientes. Según los informes, también tenía fracturado el cuello y una pierna.

Las manifestaciones para exigir reformas en Siria comenzaron en febrero de 2010 y desde mediados de marzo las fuerzas de seguridad sirias han llevado a cabo una campaña de violencia contra los manifestantes. Más de 1600 personas han muerto, incluidos más de 80 menores de edad. Se ha detenido a miles de personas, muchas de las cuales permanecen recluidas en régimen de incomunicación, bajo grave riesgo de ser torturados.

Es hora de que las autoridades sirias detengan esta sangrienta represión y que se investiguen las violaciones de derechos humanos cometidas, incluidos los asesinatos de manifestantes y las torturas de detenidos,  especialmente en el caso de menores de edad.

Te recomendamos firmar...