Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Protestas en Venezuela: derechos humanos en riesgo, personas en peligro

Cartuchos de municiones disparadas
Cartuchos de municiones disparadas, Estado Táchira, Venezuela © Manaure Quintero Alvarez
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 22.589 firmantes

Petición antes del cierre

Frente a la violencia desatada por las manifestaciones a favor y en contra del gobierno, Venezuela necesita un Plan de acción de derechos humanos sólido y abrir un diálogo político.

Esta acción ha finalizado (3 de junio de 2014)

Damos las gracias a las más de 22.000 personas que se han sumado a la petición de Amnistía Internacional  para instar al gobierno venezolano a investigar y prevenir más violaciones y ataques en el contexto de las protestas y abrir un diálogo con todas las partes para acordar una solución.

Amnistía Internacional sigue trabajando junto con otras organizaciones para conseguir que los derechos de todas las personas sean respetados y promovidos, mediante el establecimiento de un Plan Nacional de Derechos Humanos, de acuerdo con los representantes de todos los partidos políticos y la sociedad civil. Esto ayudará a abordar la polarización y la falta de confianza que impregna el país.

 

Petición antes del cierre

Venezuela parece estar al borde de un abismo. Desde principios de febrero de 2014, Venezuela se ha visto conmocionada por la violencia desencadenada por las manifestaciones a favor y en contra del gobierno. El resultado de esta agitación es la muerte de más de 41 personas, incluyendo al menos a seis miembros de las fuerzas de seguridad. Más de 650 personas han resultado heridas y más de 2.000 han sido detenidas. La mayoría de las personas detenidas han sido liberadas condicionalmente mientras se llevan a cabo las investigaciones, pero enfrentan cargos que comportan penas que pueden resultar en años en prisión.

Hay indicaciones de que las fuerzas de seguridad habrían hecho un uso excesivo de la fuerza, así como informes de violencia por grupos armados pro gobierno y por focos de manifestantes anti gobierno. Amnistía Internacional ha recibido decenas de denuncias sobre actos de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes a personas detenidas por parte de las fuerzas de seguridad. Tanto la seguridad de los detenidos como su derecho al proceso debido corren grave peligro.

Las violaciones y abusos de derechos humanos en el contexto de las protestas tienen que parar.

En la última década, la sociedad venezolana se ha visto cada vez más dividida por la polarización. La actual crisis política amenaza con socavar cualquier progreso hecho en los años recientes en lo que respecta a los derechos de las personas más marginalizadas del país. Esto tiene que ser una llamada de alerta al gobierno.

La respuesta a esta crisis es el respeto incondicional a los derechos humanos y el fortalecimiento de las instituciones que sustentan el estado de derecho. Ahora es el momento de tomar acción.

Firma esta petición para instar al gobierno venezolano a investigar y prevenir más violaciones y ataques en el contexto de las protestas y comprometerse a un diálogo significativo e inclusivo con todas las partes para acordar una solución.