Saltar al contenido

¡Igualdad y derechos humanos para la comunidad gitana, aquí y ahora!

PHP Warning
PHP Warning: array_merge(): Argument #1 is not an array in /var/www/html/seccion/htdocs/typo3conf/ext/ai_acciones_logic/Classes/Domain/Repository/AccionRepository.php line 320
PHP Warning
PHP Warning: array_slice() expects parameter 1 to be array, null given in /var/www/html/seccion/htdocs/typo3conf/ext/ai_acciones_logic/Classes/Domain/Repository/AccionRepository.php line 320
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 5.043 firmantes

Petición antes del cierre

Te instamos a defender lo que los gobiernos no están defendiendo en Europa. Pide a la Unión Europea que tome medidas para poner fin a la discriminación a la que la comunidad romaní se enfrenta a diario.

Esta acción ha finalizado (17 de julio de 2013)

El pasado 27 de junio, Amnistía Internacional entregó en Bruselas a Viviane Reding, Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, 93.245 firmas recogidas a nivel internacional. La Comisaria  reaccionó públicamente a esta entrega de firmas reconociendo que la discriminación y la segregación de los romaníes es un escándalo, y pidió a Amnistía Internacional que continuase ejerciendo presión sobre los gobiernos para poner fin a esta discriminación.

Los gobiernos no están cumpliendo con las directivas de la UE contra la discriminación. Directivas que protegerían a la población romaní de los desalojos forzosos, la segregación en la educación y la violencia racista, entre otras vulneraciones de derechos humanos. Asimismo, la Comisión Europea ha sido igualmente reacia a utilizar las facultades legales que ostenta para asegurar que la Directiva sobre igualdad racial sea aplicada correctamente por los Estados. Amnistía Internacional continuará trabajando para garantizar la igualdad de derechos de la poblacion romaní ejerciendo presión ante los gobiernos y ante la Comisión Europea.

Gracias a las más de 5.000 personas que apoyaron esta acción.

Petición antes del cierre

“Lo único que queremos es que nos traten como seres humanos, vivimos así, y así deben tratarnos [...]; nunca antes nos habían hecho sentir con tanta claridad que somos diferentes. Ahora lo sentimos de verdad”. Pareja de ancianos romaníes, Avas, Hungría, octubre de 2012

Según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en general, prácticamente todas las personas romaníes son víctimas de discriminación racial.

En Europa, cientos de miles de personas romaníes viven en campamentos o asentamientos informales. Segregadas por su origen étnico, como consecuencia de políticas que les niegan otras posibilidades de vivienda. Así, por ejemplo, en Rumanía las autoridades desalojaron forzosamente de sus hogares a 76 familias romaníes en Cluj-Napoca en 2010. Sin consulta y sin acceso a recursos legales, las familias fueron reasentadas cerca de un vertedero de residuos químicos. Dos años después, su situación no ha cambiado. En Italia, las autoridades de Roma abrieron el año pasado La Barbuta, un “pueblo” exclusivo para romaníes, rodeado por una valla y con videovigilancia, al que trasladaron a unas 200 personas desalojadas por la fuerza de otro campamento. Y en Madrid, las autoridades han desalojado a 54 familias gitanas del poblado de Puerta de Hierro, sin garantizar a la mayoría de ellas un alojamiento alternativo adecuado.

En muchos países, decenas de miles de niños y niñas romaníes asisten a escuelas segregadas donde la calidad de la educación es inferior. En Eslovaquia y la República Checa, los y las menores romaníes son discriminados y asisten en gran proporción a escuelas y aulas para alumnado con discapacidad mental leve.

Además, las comunidades romaníes sufren acoso y amenazas por parte de diversos grupos o agentes no estatales en países como Francia, la República Checa y Hungría, en donde a veces la policía se ha abstenido de protegerlas.

Todo ello sucede porque los Estados Miembros de la Unión Europea no velan por el cumplimiento de la legislación europea contra la discriminación. Por el contrario, adoptan políticas discriminatorias dirigidas contra la población romaní o permiten que los actos discriminatorios sigan impunes.

Se debe poner fin a esta situación ya. La Comisión Europea tiene la responsabilidad, la obligación y la capacidad para garantizar el cumplimiento de la ley y luchar contra la discriminación y la violencia de la que la comunidad romaní es víctima. 
Escribe a la Comisaria Europea de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, Viviane Reding
 para que garantice que los Estados Miembros cumplen con sus obligaciones.

Te recomendamos firmar...