Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Turquía: Activistas transgénero golpeados por la policía

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 10.123 firmantes

Petición antes del cierre

Los malos tratos contra activistas transgénero de una organización en Ankara, Turquía deben ser investigados y no quedar impunes. Pide al Ministerio del Interior que investigue los hechos. ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado. Desde Amnistía Internacional seguiremos de cerca la actuación del Gobierno turco ante los supuestos malos tratos a los que fueron sometidos los 5 activistas transgénero.

En caso de que finalmente se produzca un juicio contra ellos, la organización hará un seguimiento pormenorizado de éste para que se garanticen de forma efectiva los derechos humanos de estas personas. Gracias por tu apoyo.

Muchísimas gracias a las más de 10.000 personas que han firmado esta ciberacción.

 

Petición original:
El 17 de mayo de 2010 varios agentes de la policía de Ankara, Turquía, atacaron violentamente a un grupo de activistas transgénero. Cuatro miembros de la organización de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (LGBT) Pink Life viajaban en coche cuando fueron detenidos por la policía. Les pidieron que bajasen del coche sin dar explicaciones. Previendo problemas, los activistas llamaron por teléfono a simpatizantes de Pink Life, de manera que se presentaron rápidamente en el lugar del incidente otras 25-30 personas.

La policía atacó entonces a quienes se habían presentado en el lugar de los hechos, usando pimienta en aerosol y golpeándoles con porras. Posteriormente arrestó a las personas que iban en el coche y a uno de los simpatizantes. Todos permanecieron bajo custodia policial hasta la mañana siguiente por “resistirse a un funcionario del estado”.

Según la información recibida, algunos de los policías intentaron incitar a los residentes locales a presentar quejas y denunciar a los activistas transgénero.

Tras su puesta en libertad los cinco activistas se dirigieron al Instituto Médico Forense para que sus lesiones fueran documentadas, y han declarado que presentarán una querella por el trato recibido. Amnistía Internacional también ha tenido noticia de que los agentes de policía han buscado los informes médicos para usarlos  contra los activistas.