Saltar al contenido

Troy Davis: “Culpable” hasta que se demuestre lo contrario

Troy Davis
Troy Davis © Georgia Department of Corrections
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 97.548 firmantes

Petición antes del cierre

Un juez del Estado de Georgia, Estados Unidos, ha firmado la orden de ejecución de Troy Davis, condenado a muerte en Estados Unidos, quien podría ser ejecutado el 21 de septiembre. Todo ello a pesar de que existen muchas dudas sobre su participación en el delito por el que fue condenado a muerte hace dos décadas.

Esta acción ha finalizado. Troy Davis ha sido finalmente ejecutado a las 23.08 hora local del día 21 de septiembre. Amnistía Internacional ha definido este proceso como "un fallo catastrófico del sistema de justicia de Estados Unidos" y seguirá haciendo campaña por la abolición de la pena de muerte en todo el mundo.

Gracias a todas las personas que han participado con su firma.

Petición original:
Troy Davis fue condenado a muerte en 1991
por el asesinato del agente de policía Mark Allen, cometido en Savannah, Georgia, en 1989. Nunca ha existido ninguna prueba material que vincule directamente a Davis con el asesinato, y el arma del crimen nunca se encontró. La acusación contra Davis se basaba en declaraciones de testigos presenciales y siete de los nueve testigos clave se han retractado de su testimonio o lo han modificado.

En junio de 2010, la Corte Suprema estudió el caso de Davis, pero el juez volvió a rechazar su alegato de inocencia, afirmando que el acusado debía probar su inocencia, no sólo las dudas existentes sobre su culpabilidad. El pasado 28 de marzo la misma Corte rechazó su última apelación, dejando así vía libre para que el estado de Georgia fije una fecha de ejecución y dejando a Troy Davis a un paso de su ejecución.

En este momento, Troy Davis sólo tiene una oportunidad: La Junta de Indultos y Libertad Condicional de Georgia. Esta Junta ya dictó una suspensión en 2007, declarando que no permitiría que se llevara a cabo una ejecución “a menos que los miembros de la Junta estén convencidos de la culpabilidad del acusado”. En las próximas semanas se reunirán de nuevo tendrán que decidir si Davis es ejecutado o no.

En cualquier sistema legal, todos somos inocentes hasta que se demuestra lo contrario. Sin embargo, en Estados Unidos la pena de muerte discrimina a las personas, ya que tiene una incidencia desproporcionada en personas sin recursos económicos, en minorías étnicas, y se aplica a menudo en juicios injustos, en los que se plantean dudas sobre la culpabilidad de los condenados, u otras irregularidades. Desde que Troy Davis fue condenado, más de 90 presos han sido excarcelados tras demostrarse su inocencia. En todos esos casos, los acusados habían sido declarados culpables más allá de una duda razonable.