Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

¡Ni un arma para atrocidades!

 

 

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 46.825 firmantes

Petición antes del cierre

El comercio descontrolado de armas provoca que, cada año, millones de personas resulten muertas, heridas, violadas o se vean obligadas a huir de sus hogares. En julio se debate en la ONU un importantísimo Tratado Internacional sobre Comercio de Armas. Debe ser un Tratado sólido que salve vidas. Un Tratado a prueba de balas.

Esta acción ha finalizado (1 de agosto de 2012)

El 28 de julio finalizaron las negociaciones sobre un Tratado Internacional de Comercio de Armas.

Tras cuatro semanas de reuniones, se llegó a un borrador de texto en el que se habían introducido importantes salvaguardas de derechos humanos.

La mayoría de los gobiernos del mundo han demostrado que quieren un Tratado sólido que proteja los derechos humanos. Sin embargo, las negociaciones terminaron sin alcanzar un acuerdo, principalmente debido a los esfuerzos bloqueadores de Estados Unidos, Rusia y China, que han pedido más tiempo.

Aunque este retraso es decepcionante, sigue habiendo una oportunidad de lograr un buen Tratado este año ya que las discusiones continuarán en octubre en el seno de la Asamblea General de Naciones Unidas. Además, 90 países han realizado una declaración reiterando su compromiso de que el proceso para un Tratado de Comercio de Armas culmine con éxito cuanto antes.

Todas las personas que habéis participado en esta acción habéis contribuido a conseguir este enorme apoyo internacional. Ahora, Amnistía Internacional centrará sus esfuerzos en asegurar que se mantiene la presión para que la Asamblea de Naciones Unidas apruebe finalmente este Tratado.

¡Gracias!

Petición antes del cierre:

 

Durante la Operación Conjunta de la Policía, fui una de las víctimas de tortura [...]. Luego me liberaron y me obligaron a punta de pistola a mirar cómo mi hijo se bebía su propia orina. ¡Estaba aterrorizada!”.
Eileen – nombre ficticio; 35 años. Islas Salomón


En las Islas Salomón, según un estudio de 2004, durante los cinco años de conflicto armado , tres cuartas partes de las mujeres sufrieron “trauma personal directo” como violación, muerte de familiares, amenazas de muerte e intimidación a punta de pistola.

En Myanmar, en septiembre de 2007, las fuerzas de seguridad atacaron a manifestantes pacíficos y asaltaron numerosos monasterios, en respuesta a los disturbios civiles. Se detuvo a miles de personas, cientos resultaron heridas y al menos 31 murieron. Utilizaron camiones militares, porras, gas lacrimógeno, balas de goma, lanzagranadas, rifles de asalto, escopetas y munición de armas pequeñas.  

Son ejemplos de lo que ocurre cuando las armas llegan a las manos inadecuadas. El comercio irresponsable y mal regulado de armas fomenta, en todo el mundo, graves abusos contra los derechos humanos, violencia armada y conflictos, además de agravar la pobreza.

Ahora podemos revertir esta situación: en julio las Naciones Unidas debatirán en Nueva York un Tratado Internacional sobre Comercio de Armas.

Es imprescindible que se adopte un tratado que regule de manera eficaz el comercio de armas y que garantice el respeto a los derechos humanos. Un tratado que prohíba las transferencias de todo tipo de armas cuando exista un riesgo sustancial de que vayan a ser usadas para cometer y facilitar violaciones graves de los derechos humanos. El mundo lo necesita.

¡Es hora de actuar! Firma el llamamiento global de Amnistía Internacional, Armas bajo Control, IANSA y la Confederación Sindical Internacional a favor del Tratado.