Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Texas: un gobernador, 200 ejecuciones

Camilla para ejecuciones en la cámara de la muerte por inyección letal
Camilla para ejecuciones en la cámara de la muerte por inyección letal. © APGraphicsBank
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 32.946 firmantes

Petición antes del cierre

Terry Lee Hankins se convirtió el 2 de junio en el preso número 200 en ser ejecutado en Texas en los ocho años y medio que lleva de mandato el gobernador Rick Perry. El año pasado, Texas llevó a cabo la mitad de todas las ejecuciones efectuadas en Estados Unidos.

Está acción está cerrada. Amnistía Internacional quiere dar las gracias a las más de 32.000 personas que se han sumado a la petición dirigida al gobernador de Texas, Rick Perry, para que detenga la aplicación de la pena de muerte en ese estado de Estados Unidos. Durante sus ocho años y medio de mandato 200 personas han sido ejecutadas en Texas.

Amnistía Internacional sigue trabajando por la abolición de la pena capital en Texas y en todo el mundo, puesto que viola el derecho a la vida y es la forma más extrema de castigo cruel, inhumano y degradante. ¡La matanza de Texas debe terminar! Gracias de nuevo por habernos ayudado a presionar a las autoridades responsables.


Petición original:

Terry Lee Hankins se convirtió el 2 de junio en el preso número 200 en ser ejecutado en  Texas en los ocho años y medio que lleva de mandato el gobernador Rick Perry. El año pasado, Texas llevó a cabo la mitad de todas las ejecuciones efectuadas en Estados Unidos.

Durante los casi seis años en que George W. Bush fue gobernador de Texas, se llevaron a cabo 152 ejecuciones. Las 352 ejecuciones aplicadas en Texas durante estos dos mandatos equivalen al 30 por ciento del total de las ejecuciones en Estados Unidos desde la reinstauración de la pena de muerte en 1977.

Entre las ejecuciones llevadas a cabo durante el periodo de gobierno de Rick Perry, se encuentran los siguientes casos y situaciones:

  • Personas que eran menores de edad en el momento del presunto delito. Antes de que en 2005 la Corte Suprema de Estados Unidos prohibiera la pena de muerte a  menores, Texas lideró esta práctica atroz.
  • Personas de 18 y 19 años. Al menos 31 jóvenes de estas edades han sido ejecutados y otros 46 están en el corredor de la muerte.
  • Personas que padecían enfermedades mentales.
  • Representación legal inadecuada de las personas carentes de recursos que terminan siendo condenadas a muerte.
  • Ciudadanos extranjeros privados de sus derechos consulares.
  • Ejecución de inocentes.


¡Ayúdanos a parar esta matanza! Pide al gobernador Rick Perry un cambio en la política de pena de muerte en el estado de Texas.