Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Sudán: ¿Flagelada por no cubrirse el pelo?

Retrato de Amira Osman Hamed be dropped
Amira Osman Hamed © AFP PHOTO / ASHRAF SHAZLY
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 53.985 firmantes

Petición antes del cierre

Amira Osman Hamed puede recibir hasta 40 latigazos por negarse a cubrir su cabello con un pañuelo en público. ¡Actúa!

Esta ciberacción ha finalizado (13 de mayo de 2014)

Amnistía Internacional continuará dando seguimiento al caso de Amira Osman Hamed, que permanece en libertad. Su juicio todavía no se ha celebrado, sigue acusada de llevar "indumentaria indecente o inmoral" y la impugnación por parte de sus abogados del artículo 152 del Código Penal sudanés, que permite la imposición de castigos corporales por actos que se consideren inmorales, sigue pendiente.
Gracias a todas las personas que han participado en esta acción.

 

Petición antes del cierre

Actualización: El juicio, previsto para el 4 de noviembre, se ha pospuesto otra vez debido a que el Fiscal General y Ministro de Justicia están revisando una solicitud presentada por la defensa de Amira impugnando el artículo 152 del Código Penal sudanés. Este es el artículo que permite la imposición de castigos corporales por los actos públicos, y a veces también privados, que se consideren inmorales, y que afecta a una amplia diversidad de personas en todo Sudán, especialmente a las mujeres.

El nuevo juicio todavía no tiene fecha. Esperamos que las mas de 40.000 firmas que ya ha recibido el Ministro de Justicia tengan peso en su decisión. Por si acaso también se las hemos enviado a la embajada de Sudán en España. Te pedimos por favor que sigas firmando esta acción y que distribuyas al máximo. Amira sigue en peligro.


Amira Osman Hamed
de 35 años, es ingeniera civil y activista de los derechos de las mujeres.  Está acusada de llevar "indumentaria indecente o inmoral" por negarse a cubrirse el cabello con un pañuelo.

Este delito está tipificado en el artículo 152  del Código Penal sudanés de 1991, que impone como pena un castigo corporal de hasta 40 latigazos, y se aplica contra las mujeres de modo discriminatorio y desproporcionado.

Amira conoce bien este artículo porque en 2002 ya fue acusada y condenada por llevar pantalones. Entonces, tuvo que pagar una multa. Las leyes no especifican qué constituye una vestimenta indecente o inmoral de manera que la policía y los jueces tienen manga ancha para determinarlo según les parece.

Además, Amnistía Internacional se opone a la flagelación, ya que viola la prohibición absoluta de infligir tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes establecida en el derecho internacional y también en la Convención contra la Tortura. 

Está previsto que el juicio de Amira Osman Hamed comience el 4 de noviembre. ¡Firma ya!