Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Sudán: Dos activistas de derechos humanos en peligro de flagelación

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 19.833 firmantes

Petición antes del cierre

La abogada Najlaa Mohammed Ali y el activista Amin Senada están acusados de “conducta indecente” y pueden recibir hasta 40 latigazos ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado (12 de diciembre 2013)

¡BUENAS NOTICIAS! Los cargos contra la abogada Najlaa Mohammed Ali y el activista Amin Senada han sido retirados. El juez dictaminó que no había pruebas suficientes contra ellos y que los testimonios de la policía eran contradictorios.

Esta es una gran noticia ya que para Amnistía Internacional la acusación de “conducta indecente” estaba relacionada con el activismo político de Najlaa Mohammed, incluida su participación en las manifestaciones que tuvieron lugar en todo el país en septiembre.

¡Muchas gracias a las más de 19.000 personas que han contribuido al final feliz de esta ciberacción!

Petición antes del cierre

Najlaa Mohammed Ali, abogada y activista de derechos humanos, y  Amin Senada, también activista, fueron detenidos el 21 de octubre por miembros de la policía y de las fuerzas de seguridad, que interceptaron el automóvil en el que viajaban en Puerto Sudán. Los hombres armados acusaron a Amin de poner la mano en el hombro de Najlaa y ordenaron que ambos les acompañaran a las dependencias del Departamento de la Policía de Orden Público, amenazando con llevarlos a la fuerza si no obedecían.

En el Departamento del Orden Público, los agentes de policía y seguridad dijeron que habían encontrado a los dos activistas besándose en el interior del automóvil. Ambos fueron acusados de “conducta indecente” en virtud del artículo 152 del Código Penal de 1991 de Sudán.

El juicio, previsto para el 13 de noviembre, se ha aplazado hasta el 26 de noviembre.

Si son declarados culpables, Najlaa Mohammed Ali y Amin Senada pueden recibir hasta 40 latigazos. Ambos niegan los cargos y Amnistía Internacional teme que éstos sean una respuesta al activismo político de Najlaa Mohammed Ali, incluida su participación en las manifestaciones que tuvieron lugar en todo el país en septiembre.

Amnistía Internacional también está trabajando por Amira Osman Hamed, activista sudanesa de los derechos de las mujeres, acusada de llevar "indumentaria indecente o inmoral" por negarse a llevar un pañuelo en la cabeza. Su juicio se ha retrasado varias veces.