Saltar al contenido

Sudáfrica: Justicia para Noxolo

Retrato de Noxolo Nogwaza
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 9.705 firmantes

Petición antes del cierre

En 2011 la lesbiana de 24 años Noxolo Nogwaza fue asesinada de camino a su casa volviendo de una salida nocturna con sus amigos. Su agresor la violó, golpeó repetidas veces y apuñaló, aparentemente debido a su orientación sexual, antes de tirar su cuerpo en una alcantarilla. Dos años después, no se ha progresado en la investigación de su muerte y su asesino (o asesinos) permanece en libertad.

Esta acción ha finalizado (23 de septiembre de 2013).

El asesinato de Noxolo Nogwaza, lesbiana de 24 años, continúa sin ser investigado adecuadamente por las autoridades sudafricanas. Pese a ello, firmas como la tuya y la presión internacional han conseguido que un juez sudafricano afirme que existen responsables del asesinato y que debe continuar la investigación. El caso ha sido remitido a la oficina del Director de Juicios Públicos, órgano independiente que ha designado un fiscal que escuchará las alegaciones de la familia de Noxolo.

Los crímenes de odio contra lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) continúan sucediendo en Sudáfrica y las autoridades no los investigan adecuadamente.  En junio, otra mujer lesbiana de 26 años, Duduzile zozo, fue asesinada. Su cuerpo fue encontrado en la misma zona en la que se cometió otro asesinato en abril, el de Patricia Mashigo.

Amnistía Internacional seguirá trabajando para acabar con la impunidad de los crímenes de odio en Sudáfrica. Gracias por vuestra participación.

Petición antes del cierre:

Noxolo no permitió que el implacable ambiente de miedo que viven las personas LGBTI en Sudáfrica le impidiera vivir su vida. Descrita por su tía como una fanática del fútbol, Noxolo vivía para el deporte. Jugaba al fútbol callejero desde su temprana adolescencia y el cuarto trasero de un local que compartía con su hija estaba empapelado con carteles de los Kaiser Chiefs, su equipo regional de fútbol favorito del que era incondicional e hincha.

Noxolo hizo todo cuanto pudo para mantener a sus hijos, a pesar de que nunca fuera capaz de conseguir un empleo estable y bien remunerado. Realizaba trabajos eventuales y la mayoría de sus ahorros estaban destinados a su bienestar. Aunque nunca acabó sus estudios y no tenía titulaciones académicas, era una ávida lectora y ha sido descrita por sus amigos como alguien que “vivía con la nariz pegada al material de lectura.”

Si bien la mayoría de las personas la describen como callada y tímida, Noxolo era una luchadora y siempre defendió sus derechos y en lo que creía. Era miembro de Ekurhuleni Pride Organising Committee (EPOC), una organización cuyo fin es informar a las personas LGBTI y combatir los crímenes de odio, el trato discriminatorio y la injusticia a través de la educación y las actividades de concienciación.

La homofobia y los crímenes de odio contra lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) son comunes en Sudáfrica. Burlas, insultos y amenazas son una realidad constante y son tan comunes que muchas personas LGBTI ni siquiera las interpretan como una forma de violencia contra ellos. La agresión sexual y otras agresiones físicas contra personas LGBTI son también estremecedoramente frecuentes. A menudo no se quedan en agresión. Entre junio y noviembre de 2012 al menos siete personas, cinco de ellas lesbianas, fueron asesinadas en diferentes partes del país aparentemente por su orientación sexual o su identidad de género.

¡¡Pide al Ministro de Justicia que investigue su muerte y los responsables sean llevados ante la justicia!!