Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Conflicto en Siria: Una tragedia para millones de personas

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 40.146 firmantes

Petición antes del cierre

Tres años después, la crisis humanitaria en Siria es una de las más graves de la historia.

Esta acción ha finalizado (16 de febrero de 2015)

Damos las gracias a las más de 40.000 personas que se han sumado en España a la petición de Amnistía Internacional para que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas remita la situación de Siria a la Corte Penal Internacional y actúe con mayor decisión para proteger a la población civil e impedir que millones de personas se vean obligadas a huir de sus hogares.

Todas las firmas serán entregadas a los embajadores de Reino Unido, Francia, Rusia, China y Estados Unidos, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Petición antes del cierre

Ciudades asediadas, enfermedades, hambre, violaciones, secuestros, desapariciones, muerte... Son palabras que se asocian a Siria desde que comenzaron las protestas, en marzo de 2011. Tres años después, decenas de ciudades siguen asediadas, las  casas siguen siendo destruidas por ataques de todas las partes y familias enteras se ven obligadas a huir. Se trata de una de las crisis humanitarias más graves de la historia. Como consecuencia, más de 9,5 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus casas.

Siria está sumido en el caos: más de 1.500 grupos armados, como por ejemplo el Estado Islámico, operan en todo el país y los combates se han extendido hasta el norte de Irak. Según datos de Naciones Unidas, alrededor de 200.000 personas han muerto como consecuencia del conflicto, muchas de ellas mujeres y niños. Otras miles permanecen detenidas, secuestradas o desaparecidas, siendo objeto de tortura u otros malos tratos.

¿Por qué siguen muriendo miles de personas en Siria? ¿Por qué miles de familias tienen que abandonar el país? ¿Por qué Siria se ha convertido en un laberinto sin salida? La respuesta es una palabra: impunidad. Mientras los responsables de cometer abusos y violaciones de los derechos humanos sigan recibiendo el mensaje de que no tienen que rendir cuentas por sus actos, la población civil seguirá siendo la víctima inocente de esta crisis.

La  comunidad internacional también tiene responsabilidades. El Consejo de Seguridad de la ONU debe remitir la situación de Siria a la Corte Penal Internacional y actuar con mayor decisión para impedir que millones de personas sigan viéndose obligadas a huir de sus hogares.