Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Serbia: Cientos de personas expulsadas de su hogar

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 10.075 firmantes

Petición antes del cierre

Las autoridades serbias han llevado a cabo desalojos forzosos, expulsando a comunidades gitanas de sus hogares y obligándolas a vivir en viviendas inadecuadas. Exige poner fin a esta violación de derechos humanos!.

Esta acción ha terminado. Unos dos meses después de que el pasado 8 de abril, Día Internacional del Pueblo Gitano, Amnistía Internacional publicara un nuevo informe sobre este asunto, hemos recogido más de 10.000 firmas para exigir al gobierno serbio que ponga fin a los desalojos forzosos que dejan a cientos de romaníes sin hogar.

Las autoridades serbias han llevado a cabo desalojos forzosos de romaníes de manera creciente en los últimos años. Como consecuencia, algunas familias han terminado viviendo en contenedores metálicos en asentamientos aislados. Al cierre de esta acción se ha conocido un nuevo caso: el pasado día 7 de junio, 12 familias fueron desalojadas sin previo aviso de sus hogares bajo el puente de Pančevo en Belgrado.

Todas las firmas de la petición, dirigida al Vice Primer Ministro de Serbia, han sido entregadas a la embajada serbia en España. También se enviarán al Secretariado Internacional de Amnistía Internacional para que junto con otras firmas de peticiones similares recogidas por otras secciones de la organización sean entregadas al Vice Primer Ministro de Serbia durante el festival EXIT que se celebrará en Belgrado en la primera quincena del mes de julio.

Gracias a todas las personas que habéis tomado parte en esta acción de solidaridad con la población romaní en Serbia.

Petición original:

“Las autoridades actúan como si tuviéramos la culpa de vivir en los asentamientos, como si nosotros hubiéramos elegido vivir ahí. ¿Qué otra opción teníamos? Cuando eres romaní no tienes mucho donde elegir.”
Mujer gitana residente en un asentamiento informal en Serbia. Agosto 2010

Las autoridades serbias han llevado a cabo desalojos forzosos de romaníes de manera creciente en los últimos años. Como consecuencia, algunas familias han terminado viviendo en contenedores metálicos en asentamientos aislados, mientras que otras han huido al sur de Serbia, donde viven a menudo en viviendas inadecuadas.  

Aproximadamente un tercio de la población gitana de Belgrado, no tiene otro remedio que vivir en asentamientos informales, sin agua corriente, instalaciones de saneamiento y otros servicios básicos.  Al no poder empadronarse en Belgrado, a menudo no tienen acceso al derecho a la salud ni a la educación, ni al empleo, ni a la seguridad social.

Desde abril de 2009, las autoridades de Serbia han llevado a cabo al menos siete desalojos forzosos de asentamientos informales que han dejado a cientos de personas sin hogar. El desalojo del asentamiento de Belvil, que estaba previsto para comienzos de este año, fue suspendido temporalmente ante la presión de varias organizaciones, aunque el riesgo sigue existiendo para las personas que residen allí.

Muchos desalojos forzosos forman parte de un plan municipal de Belgrado que prevé grandes proyectos de infraestructura financiados por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones. Está previsto que estos planes afecten al menos a cincuenta asentamientos gitanos en el municipio de Belgrado.