Saltar al contenido

Sáhara Occidental: Pide a Francia que no bloquee la supervisión de los derechos humanos por las Naciones Unidas

Mujer saharaui con sus hijos
© UN Photo/Martine Perret
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 11.315 firmantes

Petición antes del cierre

Del 17 al 24 de abril se discute en el Consejo de Seguridad la renovación del mandado de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO). Queremos que este año la misión incluya un mecanismo de supervisión de los derechos humanos.

Esta acción ha finalizado. El Consejo de Seguridad ha renovado un año más el mandado de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental, resolución que no incluye el mecanismo de monitoreo de derechos humanos que pueda documentar tanto las violaciones de derechos humanos que están ocurriendo tanto en el Sáhara Occidental como en los campos de Tindouf. Agradecemos a las más de 11.000 personas que en el breve plazo de una semana han apoyado nuestra campaña pidiendo al gobierno francés, clave en la discusión de este asunto en el Consejo de Seguridad, que rectifique su rechazo a esta medida.

En Amnistía Internacional seguiremos movilizándonos por el fin de las violaciones de derechos humanos en la zona.

Petición original:
La Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) se estableció en 1991 para organizar un referéndum para la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental, siguiendo el acuerdo entre el Frente Polisario y el Gobierno de Marruecos.

En el mandato de la MINURSO está la supervisión del alto el fuego y la organización de un referendum. Sin embargo, a diferencia de casi todas las misiones de las Naciones Unidas desplegadas por el mundo, su mandato no contempla un mecanismo de observación de los derechos humanos.

Amnistía Internacional considera que este mecanismo de observación es esencial por tres razones:

  • serviría para documentar las violaciones de derechos humanos que están ocurriendo tanto en el Sáhara Occidental como en los campos de Tindouf ;
  • prevendría acusaciones infundadas;
  • podría ayudar a las partes a superar la desconfianza mutua y construir un entorno que conduzca a la negociación política.


La muerte de 13 personas (11 miembros de las fuerzas de seguridad y dos saharauis) en Gdim Izik y El Aaiún en noviembre de 2010, hechos que a día de hoy siguen sin haber sido investigados adecuadamente, constituyen una prueba más a las muchas que existen, sobre la necesidad de monitores independientes.

Francia, como país clave en el Consejo de Seguridad a la hora de tomar esta decisión, debe convencerse de que la mejor política para Marruecos es apoyar la inclusión de un mecanismo de derechos humanos en la MINURSO durante la renovación de su mandato.