Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Rusia: ¡Evitemos la prisión de la defensora Valentina Cherevatanko!

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 2.279 firmantes

Damos las gracias a todas las personas que se han sumado a la petición de Amnistía Internacional para que la defensora rusa Valentina Cherevatenko no ingrese en prisión.

Desde nuestra organización seguimos trabajando para que la libertad de expresión, reunión y asociación en Rusia sea un derecho que puedan disfrutar todas y todos los ciudadanos, y no la razón por la que decenas de activistas y organizaciones se ven amenazadas, detenidas o clausuradas.

Petición antes del cierre

Valentina Cherevatenko se podría convertir en la primera defensora de derechos humanos rusa en ser encarcelada en aplicación de la ley de “agentes extranjeros”.

Lleva toda una vida dedicada a los derechos humanos, a la asistencia humanitaria y a la construcción de la paz. Su organización, la Unión de Mujeres del Don, es una de las más respetadas de Rusia. 

Pero, como el resto de activistas y ONG, desde 2012 está sometida a un férreo control como consecuencia de la llamada “ley de agentes extranjeros”, que obliga a todas las ONG que reciben financiación extranjera y desarrollan “actividades políticas” (vagamente definidas) a registrarse como “agente extranjero”, lo que en Rusia es como decir “espía”. Valentina había protestado por la inclusión de su organización en ese registro. 

La “ley de agentes extranjeros” se promulgó en 2012 en el marco de la campaña represiva de las autoridades rusas contra el derecho a la libertad de asociación en el país. Las autoridades han realizado numerosas inspecciones en ONG y más de un centenar de organizaciones han sido incluidas en el registro de “agentes extranjeros”. Algunas ONG destacadas optaron por cerrar, otras se declararon en quiebra al negarse a identificarse como “agentes extranjeros” y tener que hacer frente a cuantiosas multas.

Sin embargo, nunca antes se había acusado a una líder de una ONG de un delito penal en virtud de esta ley, por lo que la declaración de Valentina Cherevatenko como “sospechosa” sienta un siniestro precedente. De ser declarada culpable, podría ser condenada a dos años de cárcel. 

La ley de “agentes extranjeros” ya ha tenido un impacto paralizante en la sociedad civil rusa. No podemos permitir que también lleve a la cárcel a Valentina Cherevatenko. ¡Actúa!