Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Rumanía: ¡Justicia para la comunidad romaní de Cluj-Napoca ante los desalojos forzosos!

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 1.486 firmantes

Petición antes del cierre

Hace más de un año, 76 familias fueron desalojadas de manera forzosa de sus casas. Algunas fueron realojadas cerca de un vertedero y otras perdieron su hogar. Con motivo del Día Internacional Romaní, exige que las autoridades garanticen la reparación de las personas afectadas.

Esta acción ha finalizado. En Amnistía Internacional seguiremos movilizándonos porque se prohíban en la ley y en la práctica los desalojos forzosos y porque las familias desalojadas de Cluj-Napoca reciban la reparación a la que tienen derecho por haberse vulnerado su derecho a la vivienda, entre otros derechos.

Gracias a las casi 1.500 personas que han participado.


Petición antes del cierre:
El 17 de diciembre de 2010, aproximadamente 76 familias, la mayoría gitanas, fueron desalojadas de manera forzosa de la calle Coastei, en el centro de la ciudad de Cluj-Napoc por las autoridades locales, vulnerando las obligaciones de derecho internacional de Rumanía.

Cuarenta familias fueron realojadas en nuevas viviendas en las afueras de la ciudad en el área de la Nueva Pata Rat, cerca del vertedero de basura de la ciudad y de un antiguo vertedero de residuos químicos. El alojamiento es inadecuado. No hay agua caliente, aunque sí cuentan con suministro de agua, alcantarillado y electricidad.

El resto de las familias no han contado con ningún alojamiento alternativo. Siete de ellas están siendo acogidas por familiares, y las restantes veinte y nueve han construido viviendas improvisadas en Nueva Pata Rat. Estas familias no tienen acceso a agua, saneamiento ni electricidad. Con sólo un acuerdo verbal por parte de la municipalidad y ningún título formal respecto a los terrenos, carecen de la seguridad de la tenencia y viven con el temor diario de perder sus casas de nuevo.

La parada de autobús más cercana está a dos kilómetros y medio de distancia, afectando gravemente su acceso a la educación, el empleo y otros servicios esenciales. Asimismo, las familias y activistas de derechos humanos locales han denunciado ante las autoridades locales las pésimas condiciones de vida, y el deterioro de la salud de las personas afectadas. Las autoridades aun no han reparado a las familias por las vulneraciones de derechos humanos.

Exige al alcalde de Cluj-Napoca que cumpla con sus obligaciones de derechos humanos garantizando la reparación de las familias afectadas por los desalojos forzosos.