Saltar al contenido

República Democrática del Congo: niños y niñas entre fuegos cruzados

Foto de ñiños soldado
Niños soldados de Uganda en apoyo de grupos armados congoleños © APGraphicsBank
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 64.985 firmantes

Petición antes del cierre

Los niños y niñas de la República Democrática del Congo siguen sin poder disfrutar de una infancia en paz y con derechos. Con la actual escalada del conflicto, se incrementa el reclutamiento de menores, así como la violencia sexual.

Esta acción ha finalizado. Agradecemos a las casi 65 mil personas que han firmado esta ciberacción. Desgraciadamente los niños y niñas de la República Democrática del Congo siguen estando en una situación crítica.
 
Se calcula que en 2008 entre 3.000 y 4.000 niños y  niñas continuaban sirviendo en grupos armados, y muchos también servían en el ejército, usándolos por ejemplo como porteadores durante las operaciones de combate en Kivu Septentrional en septiembre y octubre. Esto a pesar de que las Fuerzas Armadas habían puesto fin oficialmente al reclutamiento infantil en 2004. Así mismo, el Ejército de Resistencia del Señor secuestró al menos a 160 niños en varios poblados del territorio de Dungu.

Amnistía Internacional sigue haciendo seguimiento de las constantes, numerosas y graves violaciones de derechos humanos que recibe en torno a la República Democrática del Congo y continuará su labor de denuncia. 

¡Gracias por haberte sumado a esta acción!


Petición original:

Desde 1998, en el prolongado conflicto de la República Democrática del Congo han muerto ya más de cinco millones de personas y mas de 30.000 niños y niñas han sido reclutados como soldados. La crisis humanitaria y de derechos humanos se ha agravado terriblemente en las últimas semanas y ha intensificado los problemas de los niños y niñas.

Las violaciones y el reclutamiento de niñas y niños soldado se ha reavivado. Por cada 2 niños o niñas que habían sido liberados gracias a un programa de desmovilización nacional,  5 son secuestrados en la región de Kivu Septentrional.  Es precisamente su experiencia anterior lo que los convierte en reclutas valiosos y los pone en especial peligro.

Además las mujeres y las niñas son sometidas a constantes abusos físicos y sexuales en el marco del conflicto, pese a las promesas tanto del gobierno como de los grupos armados de poner fin a estas atrocidades.

Los niños y niñas soldado que tratan de escapar son asesinados o torturados, en ocasiones delante de otros niños y niñas para desalentar nuevos intentos de fuga. Se estima que todavía hay entre 3.000 y 7.000 niños soldados en Congo, cifra que puede aumentar debido a la reciente escalada del conflicto.