Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

La FIFA debe poner fin a la explotación laboral del Mundial de Qatar 2022

Retrato de trabajador sujetando su casco en la penunmbra
Trabajador migrante en Qatar © Amnistía Internacional
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 6.971 firmantes

Desde Amnistía Internacional hemos exigido al nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, que no puede permitirse mantener la indiferencia de su organización respecto a los abusos contra los derechos humanos cometidos en Qatar. La FIFA contrató a John Ruggie, catedrático de la Harvard Kennedy School, para que examinara las prácticas empresariales de la organización e informara sobre ellas. Aunque el informe expone amplias reformas organizativas en materia de derechos humanos, no aborda específicamente la crisis de derechos humanos de Qatar, donde miles de trabajadores de la Copa Mundial corren peligro de abusos. Amnistía Internacional seguirá trabajando para alcanzar una acción concertada de la FIFA para abordar los abusos cometidos en Qatar.

Petición antes del cierre

Los trabajadores migrantes que construyen en Doha el Estadio Internacional Khalifa para el Mundial de 2022 sufren abusos sistemáticos, y en algunos casos, trabajo forzado.

El sistema de patrocinio de Qatar deja a los trabajadores indefensos y les obliga a vivir con miedo. No pueden cambiar de trabajo o abandonar el país sin permiso de su empleador. Algunos de los trabajadores nepalíes ni siquiera obtuvieron permiso para visitar a sus seres queridos después del terremoto de abril de 2015 que asoló su país.

A pesar de la promesa de mejorar la situación, Qatar no ha adoptado reformas adecuadas para proteger a los trabajadores migrantes.

Los abusos contra los trabajadores migrantes son una mancha en la conciencia del fútbol mundial. Para jugadores y aficionados, un estadio donde va a jugarse la Copa del Mundo es un lugar para soñar. En cambio, para algunos de los trabajadores puede llegar a ser una verdadera pesadilla.

Cuando se adjudicó la sede a Qatar, la FIFA sabía o debería haber sabido, que la mayoría de los trabajos de construcción en Qatar implican explotación laboral grave y sistemática de los trabajadores migrantes.
    
Es hora de que el nuevo Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ponga fin a la espeluznante indiferencia de la FIFA ante el trato que reciben los trabajadores migrantes. La FIFA debe asegurarse de que la Copa del Mundo de 2022 no se construye sobre violaciones de derechos humanos.

Pide a la FIFA que exija reformas urgentes en Qatar.