Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Pide a Polonia claridad sobre las “entregas extraordinarias” y las detenciones secretas durante su Presidencia europea

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 4.411 firmantes

Petición antes del cierre

Polonia debe investigar su implicación en los programas de “entregas extraordinarias” y detención secreta dirigidos por Estados Unidos.

Esta acción ha finalizado. Gracias a las más de 4.400 personas que han firmado pidiendo que el gobierno de Polonia, en el marco de su Presidencia europea, garantice la investigación y la rendición de cuentas por su participación en posibles vulneraciones de derechos humanos en el contexto de la guerra contra el terror.

Amnistía Internacional seguirá trabajando para que los estados europeos que permitieron que se cometieran abusos como detenciones secretas, entregas extraordinarias o tortura y malos tratos, lleven a cabo investigaciones imparciales, independientes y exhaustivas y aseguren que los responsables rinden cuentas.

Petición original:
En 2002, Abd al Rahim Hussayn al-Nashiri, ciudadano saudí, y Abu Zubaydah, palestino nacido en Arabia Saudí, fueron detenidos en Dubai y Pakistán respectivamente. Entregados a la custodia de Estados Unidos, permanecieron recluidos en detención secreta, en régimen de incomunicación y aislamiento, por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) durante unos cuatro años. Al parecer, fueron sometidos a torturas y otros malos tratos, como simulacro de ahogamiento, palizas y patadas, posturas forzadas, privación del sueño y amenazas. En septiembre de 2006 fueron transferidos a la base estadounidense de Guantánamo, donde permanecen.

Ambos han alegado que permanecieron recluidos en una prisión secreta de la CIA en Polonia entre 2002 y 2003.

En marzo de 2008, el fiscal general polaco inició una investigación sobre la implicación de Polonia en los programas de “entregas extraordinarias” y detención secreta dirigidos por Estados Unidos. El fiscal otorgó a ‘Abd al-Nashiri y a Abu Zubaydah la condición de “víctimas”, pero la investigación ha sido en su mayor parte hermética y no se les ha permitido participar de manera significativa.

Polonia, que desde julio asume la presidencia de la Unión Europea, debe continuar la investigación que debe ser completa, independiente, imparcial y efectiva. Asimismo, toda persona en Europa responsable de colaborar con la CIA en violaciones de derechos humanos, debe rendir cuentas.