Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

#SOSNicaragua

Varias personas abrazadas
Parientes y amigos de Marvin López, que recibió un disparo durante los enfrentamientos con la policía antidisturbios y miembros de la juventud sandinista, asisten a su funeral en Masaya © Marvin Recinos/AFP/Getty Images
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 23.717 firmantes

Damos las gracias a todas las personas que se han sumado a Amnistía Internacional para solicitar que acabe la represión violenta contra los manifestantes que provocó más de 320 muertos desde el pasado 18 de abril.

La situación no ha mejorado sustancialmente. Sigue sin haber una investigación efectiva para llevar ante la justicia a los responsables de las violaciones graves de derechos humanos, y aún no se han implementado las recomendaciones tanto de nuestros informes como de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Amnistía Internacional seguirá trabajando para que el gobierno de Nicaragua garantice y respete el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la protesta, y que investigue los casos de violaciones graves de derechos humanos.

Petición antes del cierre

Más de 320 personas han muerto desde que empezaran las protestas. Las autoridades disparan a matar. ¡Ayúdanos a decir basta y a pedir justicia!

En Nicaragua, las autoridades han respondido a las protestas con balas. Más de 320 personas han muerto en Nicaragua desde que el 18 de abril miles de manifestantes salieran a la calle para protestar contra una reforma de la seguridad social.

Solo hasta mediados de septiembre habíamos contabilizado mas de 2.000 personas heridas en esta respuesta de mano dura de las autoridades nicaragüenses.

El gobierno de Nicaragua ha llamado “terrorista” a toda persona que se manifiesta contra el gobierno, ha matado, torturado y posiblemente cometido ejecuciones extrajudiciales (homicidios intencionales por parte de la policía). En Amnistía Internacional creemos que estas violaciones de derechos humanos no solo eran del conocimiento de las mas altas autoridades del estado, sino que se cometieron bajo su orden y control.

Pide al gobierno de Nicaragua que garantice y respete el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la protesta, y que investigue los casos de violaciones graves de derechos humanos.