Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Myanmar: libertad inmediata para los miles de manifestantes pacíficos detenidos

Presencia militar en las calles de Myanmar
Presencia militar en las calles de Myanmar © Democratic Voice of Burma
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 47.223 firmantes

Petición antes del cierre

Las protestas masivas de las últimas semanas en Myanmar están siendo aplastadas mediante una combinación de fuerte presencia militar en las calles, graves violaciones de derechos humanos y detenciones masivas.

Esta acción está cerrada. ¡Gracias a las más de 47.000 personas que participaron en ella!
Los informes sobre las numerosas detenciones arbitrarias, tomas de rehenes, palizas y torturas bajo custodia y desapariciones forzadas en Myanmar ponen claramente en entredicho cualquier afirmación de las autoridades myanmaras sobre la vuelta a la normalidad. Por ello Amnistía Internacional sigue trabajando sobre la situación en el país, documentando los abusos y haciendo públicos los testimonios de las víctimas.

La buena noticia es que Thet Naung Soe, un estudiante considerado preso de conciencia por AI condenado a 14 años de prisión tras una protesta contra el gobierno, ha sido puesto en libertad tras haber cumplido cuatro años de prisión. A través de la red de acciones urgentes, AI sigue trabajando por la situación de otros activistas de Myanmar detenidos o condenados.

 


Petición original:

 

Las protestas masivas de las últimas semanas en Myanmar están siendo aplastadas mediante una combinación de fuerte presencia militar en las calles, graves violaciones de derechos humanos y detenciones masivas. En todas las esquinas de las calles de Yangon –principal centro de las protestas– son visibles un elevado número de soldados, y el miedo es generalizado.


Según informes, ya han muerto al menos diez personas durante la represión, aunque se teme que las cifras pueden ser muy superiores. Asimismo se ha golpeado a monjes budistas y se ha detenido a miles de manifestantes pacíficos. Estas nuevas violaciones se suman a la supresión de los derechos humanos endémica en el país.


Es necesario que condenemos enérgicamente las graves violaciones que se están cometiendo y que exijamos el cese inmediato de la represión violenta de las manifestaciones pacíficas.