Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Las mujeres saudíes pueden competir en los Juegos Olímpicos, pero no pueden conducir en su país.

Mujer al volante en Arabia Saudí.
Mujer al volante en Arabia Saudí. Muestra así su apoyo a la iniciativa local "Women2drive" © Particular
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 15.131 firmantes

Petición antes del cierre

El pasado 27 de julio, dos mujeres saudíes desfilaron durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos en Londres. Es la primera vez que cada uno de los países participantes cuenta entre sus atletas con mujeres. Sin embargo, las mujeres en Arabia Saudí aún siguen con su lucha por cuestiones tan básicas como la posibilidad de conducir. ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado. (12 de agosto de 2012)

Damos las gracias a las 15.130 personas que se han sumado a la petición de Amnistía Internacional para que el avance que supone que dos mujeres saudíes hayan podido participar en los Juegos Olímpicos se vea reflejado en una mejora de los derechos de las mujeres en Arabia Saudí.

Amnistía Internacional seguirá apoyando a las mujeres saudíes en su lucha por acceder a derechos tan básicos como conducir un vehículo o salir a la calle sin permiso de su marido.

Petición antes del cierre

Sarah Attar y Wodjan Ali Seraj Abdulrahim Shahrkhani competirán durante el mes de agosto en  los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Participarán en pruebas de atletismo y judo, respectivamente. Aunque pueden correr y luchar en Londres, en su propio país no podrían sentarse al volante de sus coches.

Impedirles conducir, es solo un ejemplo de los abusos a los derechos humanos que sufren las mujeres en Arabia Saudí. Las autoridades del país han relegado a la mujer a un papel secundario, hasta el punto que deben pedir permiso a su marido, padre o hermano para salir a la calle. Si el ejercicio de estos derechos ya es difícil, qué decir de practicar un deporte. De hecho, las atletas que participan en Londres 2012, pueden hacerlo gracias a que no lo practican en el país.

Hace poco más de un año, centenares de mujeres en Arabia Saudí lanzaron una campaña pidiendo a las mujeres que salieran a las carreteras a conducir como muestra de rechazo a la condena de 10 latigazos impuesta a una mujer que fue detenida al volante. La respuesta no se hizo esperar; centenares de mujeres desafiaron la ley y salieron a las calles de toda Arabia Saudí en sus automóviles.

Si las autoridades de Arabia Saudí quieren alcanzar el “Oro Olímpico” este verano, deberían empezar por levantar todas las restricciones a las que tienen que hacer frente las mujeres. Permitir el sueño olímpico de dos mujeres es un buen comienzo, pero no estará completo hasta que las mujeres de Arabia Saudí puedan perseguir sus propios sueños, sean cuales sean.

Actúa para que las mujeres saudíes puedan disfrutar en libertad de sus derechos; compitiendo, conduciendo, en sus hogares y por toda Arabia Saudí.