Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

¡Mi cuerpo, mis derechos!

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 7.015 firmantes

Petición antes del cierre

Millones de jóvenes y niñas en el mundo son obligadas a casarse, sufren violencia sexual, se les niega el acceso a anticonceptivos, no pueden prevenir el SIDA... La vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos tiene graves consecuencias para sus vidas.

Esta acción ha finalizado (04 de abril de 2013).

Millones de jóvenes y niñas sufren en sus vidas el tremendo impacto de la vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos. Y ello, pese a que hace casi 20 años, en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de Naciones Unidas, dirigentes de 179 países reafirmaron los derechos de las mujeres y las niñas a tomar sus propias decisiones sobre la sexualidad, el embarazo y la maternidad. Este año se celebrará la reunión preparatoria de una nueva Conferencia Internacional de 2014 y será en esa primera reunión cuando entregaremos las firmas obtenidas en esta acción.

Amnistía Internacional seguirá trabajando porque en esta nueva Conferencia Internacional no se produzca un retroceso en la protección de los derechos sexuales y reproductivos y porque todos los estados respeten, protejan y cumplan estos derechos. Gracias a las más de 7.000 personas que han participado en esta acción.

Petición antes del cierre:

La gente me decía cosas, y como el violador era un pastor de la Iglesia evangélica, nadie me creyó. En cambio me decían: “¿Por qué dices esas cosas?”. Esta reacción me duele todavía.
Linda, violada a los 10 años por un pastor evangélico. Nicaragua


Latifah, niña indonesia de 14 años, fue acusada de adulterio por la policía local cuando fue a denunciar que había sido violada.

Louisa, joven de Burkina Faso, fue insultada y abofeteada mientras daba a luz en un hospital local.

A Marta, empleada doméstica indonesia de 30 años, le negaron anticonceptivos en un centro de salud porque aún no había tenido hijos.

Rosmery, violada a los 12 años en varias ocasiones por su tío en Nicaragua, tuvo que recurrir a un aborto inseguro.

Ellas son apenas unos ejemplos. Millones de jóvenes y niñas sufren en sus vidas el tremendo impacto de la vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos. Según informes de varios organismos de Naciones Unidas:

  • Alrededor de 100 millones de niñas se casarán a edad temprana en los próximos 10 años.
  • Unos 150 millones de niñas menores de 18 años han sufrido algún tipo de violencia sexual.
  • Cada año 3 millones de niñas corren peligro de sufrir mutilación genital.
  • Según un estudio de cuatro países africanos más del 60 por ciento de los adolescentes no sabían cómo impedir los embarazos.
  • Casi 3.000 jóvenes contraen el VIH cada día.


Además, se estigmatiza, se castiga y se “corrige” a los niños y niñas que no se ajustan a conductas sexuales o expresiones de género socialmente aceptadas.

Eso pese a que hace casi 20 años, en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de Naciones Unidas, celebrada en El Cairo en 1994, dirigentes de 179 países reafirmaron los derechos de las mujeres y las niñas a tomar sus propias decisiones sobre la sexualidad, el embarazo y la maternidad.

Los Estados deben garantizar los derechos sexuales y reproductivos. Les entregaremos tu carta cuando se reúnan en 2013 para examinar esta cuestión.