Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Marchas del Orgullo en Europa amenazadas

La delegación de Amnistía Internacional al inicio de la Marcha del Orgullo de Riga el 31 de mayo de 2008.
La delegación de Amnistía Internacional al inicio de la Marcha del Orgullo de Riga el 31 de mayo de 2008.
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 8.925 firmantes

Petición antes del cierre

Actúa para que se garantice la seguridad y la libertad de expresión en las marchas del Orgullo.

Esta acción ha finalizado. La presión internacional ha conseguido que se hayan celebrado marchas sin incidentes graves en Hungría y Eslovaquia. Esto ha sido posible a las firmas de miles de personas en toda Europa que han mostrado su solidaridad con los derechos humanos de personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.
   
Pese a esto, la situación en varios países europeos sigue siendo preocupante para el colectivo LGBT. Estas personas se ven sometidas a habituales violaciones de derechos humanos, sufriendo agresiones y amenazas por motivo de su orientación sexual o su identidad de género. Recientemente, se han producido agresiones en las marchas celebradas en Croacia y Bulgaria.

En otros países como Rusia la marcha, no ha sido autorizada pese a que se han enviado miles de firmas a las autoridades. En San Petersburgo 14 personas han sido arrestadas por salir a reivindicar sus derechos aunque existiera esta prohibición.

Os agradecemos mucho vuestra participación. Amnistía Internacional seguirá trabajando por los derechos del colectivo LGBT en el mundo.

 

Petición original:
Las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) en varios países europeos se enfrentan en su vida cotidiana a discriminación que les impide celebrar marchas del Orgullo, violando sus derechos a la libertad de reunión y de expresión. En países como Rusia y Moldavia, hasta la fecha no ha sido posible celebrar un evento de Orgullo en apoyo de los derechos de las personas LGBT, ya que las autoridades no han permitido la celebración de marchas o la amenaza de violencia física hacia las personas participantes ha sido tan grave que no se han arriesgado a celebrarla. En otros países como Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria, Hungría y Serbia estas marchas han tenido lugar bajo poca protección policial, intimidaciones y violencia física.

Pide a los gobiernos y autoridades europeas que defiendan y promuevan los derechos de las personas LGBT a la libertad de expresión y de reunión